La cabalgata sigue sin estar a la altura de un Carnaval de interés internacional

  • La llovizna sorprendió al final a un cortejo que estuvo dos horas en la calle · Diversas agrupaciones del Concurso Oficial del Gran Teatro Falla abrieron el desfile ofreciendo sus discos y libretos

Comentarios 64

Al menos los niños disfrutaron, ajenos por su edad a un análisis crítico de lo que debiera ser un espectáculo para empezar a lo grande un Carnaval que se presume de interés turístico internacional. La cabalgata que recorrió ayer la avenida principal de la ciudad mantiene su estancamiento de los últimos años. Además, muchas eran ayer las quejas de los gaditanos en torno al horario de salida, las seis de la tarde, ya casi de noche y teniendo en cuenta que febrero es invierno y buena parte del público lo forman los más pequeños. Asimismo, entre la una de la tarde y las seis, las familias habitantes de extramuros a las que no les daba tiempo bajar al centro y después regresar para la cabalgata, la avenida principal y sus aledaños se encontraban huérfanas de contenido carnavalesco. Padres e hijos esperaban en los parques infantiles, donde aprovechaban para almorzar, la salida del cortejo.

Afortunadamente, el tiempo respetó al cortejo, aunque una ligera llovizna sorprendió a la cabalgata cuando ya enfilaba la Cuesta de las Calesas para recogerse en el muelle. Abrían el desfile varias de las agrupaciones que han concursado en el Teatro Falla.

A ritmo de pasacalle intentaban vender discos y libretos ‘Araka la Kana’, ‘12 templos’, ‘El tirititrén’, ‘To pa ella’, ‘Los pintureros’, ‘Los revelaos’, ‘La escuela de Carnaval’, ‘Los de la carpa’, ‘Huele a romero’, ‘La tropa del colorete’, ‘El código La Viñi’ y ‘La murga azulejera castellonesa...’.

Después de los grupos oficiales circulaba el tren de la Federación Provincial de Peñas Gaditanas, que precedía a la comparsa ‘El mercado de las maravillas’, que a su vez custodiaba a su autor, Joaquín Quiñones. El coplero disfrutó de lo lindo en su carroza como Dios Momo de este Carnaval, personaje al que encarnará mañana en la plaza de San Antonio.

Llegó el turno de los hinchables gigantes, que se repitieron a lo largo del cortejo como viene siendo habitual tanto en la cabalgata de Carnaval como en la de Reyes Magos. Inmensos dragones daban paso a un grupo de piragüistas que navegaban en torno a un compañero disfrazado del Faro de las Puercas. Tras las carrozas Mandarín y La Bella Durmiente desfiló un grupo de pingüinos y la chirigota ‘Los proscritos, regalos y pastelitos’, que se clasificó para los cuartos de final del Concurso del Falla.

Los niños pudieron seguidamente admirar a uno de sus personajes favoritos de los dibujos animados, Sportacus, héroe de la serie LazyTown que se emite en los canales para niños de ONO. Luego, el pasacalles de Los Rugrats daba paso a la carroza Dragón del castillo, a la carroza Serpentinas, el grupo de muñecos hinchables Mundo Jurásico, una charanga de piratas y un pulpo gigante.

El público asistente al gran cortejo pudo saludar entonces al pregonero del Carnaval 2008, Antonio Martínez Ares, que se acompañaba en su carroza de buena parte de los amigos que participaron en el pregón en la noche del viernes. Después de Los Simpsons desfilaba la carroza de Aladdin con las ninfas infantiles y la diosa de este año elegida en la mañana del sábado, Sara Barrios Morales.

La carroza Shantras, en la que cada año figuran bailarines al son de la música, servía para dar paso a un simpático grupo de momias. Y de nuevo aparecieron los hinchables, esta vez un león, un hipopótamo, un rinoceronte, una jirafa y una cobra. Otra carroza era tripulada por las ninfas y diosa del Carnaval 2007 y posteriormente lucían en el cortejo carrozas como la de Peter Pan y el Capitán Garfio y cerraba el cortejo la carroza con las ninfas de 2008 y su diosa, Ana Isabel Caño.

Poco después de las ocho, dos horas después de su salida, llegaba la cabalgata al muelle para finalizar su recorrido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios