Una niña de Cádiz orgullosa de pregonar la principal de sus fiestas

  • María Alegría García Romero ofreció la disertación de una gaditana orgullosa de su tierra

Comentarios 4

“Hola  Cádiz, hola paisanos. Bienvenidos forasteros; bienvenidos, piratas, filibusteros, hadas, duendes, nomos, brujas, arlequín, Pierrot, colombina. Esto se anima, ya huele a Carnaval. Y por fin este año ya hay una pregonera infantil. Soy Alegría, una niña más de Cádiz que tiene hoy el honor de pregonar nuestra fiesta”, así comenzó su pregón María Alegría García Romero.

Luego se presentó, dijo que nació un 5 de febrero, domingo, en plena ostioná, después de que su madre sintiera las contracciones en el ensayo general de “Los Varones”, en la peña El Molondro, y de allí para la Residencia.

Recordó luego que desde la ventana de su casa cerca del Falla oía  el ir y venir de las chirigotas, comparsas y coros con su genuino pasacalle, y que su padre le cantaba pasodobles por lo bajini para que me durmiera.

Defendió a la Bruja Piti, luego citó a l dios Momo y también a Febrerillo El Loco, al que empezó a buscar  por  Cádiz…

Estuvo en la Viña, en locales de ensayos, en baches y tabernas, en toda la calle de la Palma y un cuadro de una Virgen me habló:  - Párate… y de aquí no pases…..

En la Caleta  se encontró a dos hermanos, s iempre peleándose, el  poniente y el  levante, a los que preguntó por Febrerillo El Loco.

Paco Alba, El Brujo, fue quien finalmente la condujo al Falla, donde encontró a Febrerillos en el Paraíso, y ya solo le faltaba el dios Momo, al que buscó realizando un recorrido por las calles plazas y barrios de la ciudad...

 Se detuvo en la plaza del Mentidero. “ Plaza de la verdad y la mentira donde antes existía un mercado donde las dos vivían en armonía.Y junto a la plaza, el guardián o guardianes: los cañones de las esquinas, que sirvieron en su tiempo para mantener a raya a gabachos y fanfarrones y hoy sirven de ornamento en las esquinas”.

Un cañón de hierro de una esquina al que le preguntó por  Momo. le dejó uno: -"En un arco con nombre de flor te espera el duende".

y citó seguidamente los arcos más singulares de Cádiz,  enviándola el de la Rosa al callejón del Duende.

Estele dijo: “Niña, tras sacarle una combiá a mi amigo Momo, me ha comentado que te diga que " al compás de alegrías te espera en el barrio de las tres torres”.

Y se fue a Santa  María y de allí a las Puertas de Tierra, “Cádiz del futuro,  Cádiz moderno, Cádiz de beduinos, Cádiz de la Avenida, Cádiz de cabalgata, una parte de Cádiz  que  no quiere ser cenicienta”.

Un león del escudo de San Servando y San Germán la mandó a la plaza de San Antonio: “ Por los poderes que me otorgandDon carnal y su prole, poniente y levante con su padre Eolo, Gadir la fenicia,  Gades la romana, caballo de mar, sal de espuma, Caleta, Santa Maria, Victoria y Cortadura, tortillita de camarón, sopa de toma, Candelaria ,Argüelles y Mina.Momo, sal de una vez que este pregón termina”.

Finalmente, resaltó que Momo está en el corazón de los gaditanos y de las gaditanas, en los niños y niñas que están viviendo el embrujo del Carnaval. En febrero nuestro amigo el gran dios Momo está en todos nuestros corazones y nos regala el hechizo de la alegría que veo en vuestros rostros”.

“Cádiz, disfrázate y vive otro carnava, no cumplas años, cumple como yo, carnavales”. Así terminó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios