El concurso del gran teatro falla Ambiente de la segunda sesión de cuartos de final

Caras conocidas y anónimas llenan el Falla

  • El ex-entrenador del Cádiz, Oli, no se quiso perder una buena sesión, caracterizada por la emoción

Comentarios 0

El Falla está en cuartos de Final y eso se nota. Lleno absoluto. La segunda sesión de esta nueva fase fue acogida con ganas tanto por los aficionados anónimos que cada día se acercan al teatro, como por diferentes caras conocidas.

Así, se pudo ver por el coliseo al diseñador Antonio Ardón; al director deportivo del Sevilla, Ramón Rodríguez, Monchi; y al ex-entrenador del Cadiz, Oliverio Álvarez, Oli.

El antiguo jugador del equipo amarillo, que asistía por primera vez al concurso de este año, se lamentó por no haber acudido antes, aunque el técnico espera "ver en el próximo pase a la chirigota del Selu" y poder acudir a la sesión en la que cante Manolo Santander. "He ido a un ensayo de Manolo, que siempre me invita, y me ha gustado muchísimo". Oli quedó encandilado con la actuación del 'Coro La Catedral', de Julio Pardo, del que destacó "sus grandes voces y su buen repertorio por el que siempre es aspirante a los primeros premios".

Para apoyar al veterano corista, el modisto Antonio Ardón asistió de nuevo al teatro como en la función de preliminares, ya que el gaditano se ha ocupado del diseño del tipo de la agrupación de Pardo.

Tras el coro, llegó el revuelo con la chirigota del Cascana, que apareció por el patio de butacas con la sintonía del Partido Popular. La verdadera Teófila Martínez siguió parte de la actuación de su 'doble' desde el fondo del palco municipal. El Cascana también se ocupó de Onda Cádiz: "Romaní, tráeme al arlequín".

Sin perderse un detalle, en la primera fila del patio de butacas, disfrutó de la sesión Inmaculada y Ángel, dos aficionados de Fuengirola, en Málaga. "No hay nadie en el Falla que esté disfrutando como yo", aseveraba Inmaculada, que era la segunda vez que acudía al Concurso de agrupaciones. Por eso no sabía responder a la pregunta sobre cuál actuación le había gustado más. "Me han gustado todas. Pienso quedarme hasta el final y si durara más, me quedaba. Somos muy aficionados", dijo emocionada.

Emocionados también cantaron los componentes de la comparsa 'La Catedral del mar' . Y no era para menos. El bombista del grupo, José Ángel Chaves, sufrió un ataque de lumbago justo antes de la actuación. El carnavalero fue atendido en el escenario por el personal de la trasera y pudo cantar junto a sus compañeros.

Quien no tenía cerca a una persona querida fue el chirigotero Antonio Pedro Serrano, El Canijo, que dedicó su repertorio a su padre, que se encontraba hospitalizado. Buena sesión, pero el corazón, en un hilo.

Etiquetas

más noticias de 2009 Ir a la sección 2009 »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios