"Esperaba encontrarme a los que cantan chanzas"

-¿Desde dónde nos llega usted?

-De Miranda del Ebro.

-¿Cómo ha vivido el sábado de Carnaval?

-Tengo los 'juanetes' reventados. He dado 200 vueltas y no me he encontrado nada. ¿Esto es el Carnaval de Cádiz?

-El ambiente empieza por la noche.

-Ah, no lo sabía. Esperaba encontrarme a esos conjuntos que cantan sus chanzas y que tan característicos son de vuestro folklore. ¿Cómo se llaman?, ¡ah! sí, chirigotas.

-Cuéntenos cuál es el perfil del que nos visita en carnavales.

-Hombre, es fundamental traerse los tapergüé de carne en salsa y los bocadillos de lomo en manteca. El visitante se baja del autobús en San Juan de Dios, se compra un bombín de color negro, el 'pack' de las gafas con la nariz y el bigote y se cuelga el vasito de porcelana al cuello para pedir vino a las agrupaciones que cantan.

-Ah ¿no son los aficionados los que invitan a las agrupaciones?

-Eso era antes. Ahora les pedimos vino nosotros y además les exigimos que canten delante nuestra y todo el repertorio sin faltar una sola copla.

-¿Cuánto gasta al día un visitante en Carnavales?

-Menos que El Alemania en Gillette. Competimos entre nosotros. Hubo quien, un año, logró llegar al pueblo con 30 euros de más.

-¿Y eso?

-Se equivocó en la vuelta el dependiente de un puesto de caretas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios