Once primeros premios avalan su trayectoria

  • Su primera final, 'Taberneros de puerto' se la perdió por estar licenciándose de la mili

El currículum de Julio Pardo en el Carnaval de Cádiz es ciertamente difícil de repetir. Y crece año tras año. A sus 11 primeros premios, nueve segundos y tres terceros, hay que unir numerosísimas presencias en la final, a la que no falta desde el año 1988, cuando sacó 'La torcida'. A partir de ahí, cada coro que ha compuesto ha actuado en la última y decisiva función del Concurso.

Su primera final llegó en el año 1982, con aquellos 'Taberneros de puerto' que llevaban uno de los tangos más recordados a la gaditana: "Como el aroma del nardo así me sabe a mí tu fragancia...". Julio no pudo disfrutarla porque el mismo día de la final se había licenciado y venía de viaje desde Canarias.

Al año siguiente comenzó su primer reinado, con 'La tía Norica' y 'Guacamayos y Lechuguinos', que obtuvieron ambos el Primer premio. Luego dio su primera vuelta de tuerca con 'Callejón de los negros', el primer coro que se enfrentó a los puristas e introdujo instrumentos diversos en presentación, estribillo y popurrí. Aquel jurado estuvo a punto de dejarlo fuera de la final y sólo la presión popular, y según cuenta la leyenda, de algunos componentes míticos del propio coro, consiguió que el jurado lo metiera para darle el segundo premio por detrás de 'La banda municipal'.

Tras un enorme cajonazo con 'La cueva de María Moco' llegaron años difíciles, de innovaciones forzadas y pulsos con los puristas. En 'Noche de ronda' regresó a la final y prometió que sería para quedarse. Desde entonces ha enlazado nueve primeros premios más. El primero de la segunda época dorada, 'Vamos a la ópera', fue uno de los más celebrados. Hay Pardo para rato.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios