Life+BioDehesa: 37 fincas prueban un modelo de futuro

  • Con un presupuesto de ocho millones de euros se experimentan modelos de gestión. Se han testado los instrumentos que incluirá el Plan Director que está a punto de publicarse.

TREINTA y siete fincas de dehesa andaluzas son el escenario en el que desde 2012 se desarrolla el programa Life+BioDehesa que, dotado con casi ocho millones de euros, debería arrojar como resultado un modelo de gestión de estos ecosistemas que permita una mejora de su rentabilidad y por tanto de su conservación. De hecho, el programa, según explican los responsables del mismo, en la Consejería de Medio Ambiente, está sirviendo, entre otras cosas, para "testar" los instrumentos de gestión y conservación de la dehesa que se implantarán de forma oficial esta misma primavera con el Plan Director de la Dehesa, ya prácticamente cerrado y cuya publicación esta prevista antes del verano.

El plazo final previsto para el Life+Biodehesa era 2017, aunque, según el director general de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos, Javier Madrid, se ha pedido una prórroga de 18 meses -"habitual en estos programas largos y complicados"- que permitirá finalizar las distintas acciones y evaluar sus resultados. El fin que se persigue es tener un modelo de gestión que permita sobrevivir a las dehesas. Esto implica, según dice Javier Madrid, no sólo haber encontrado fórmulas que mejoren la rentabilidad de las dehesas sino también la manera en que se reconozca su rentabilidad social en cuanto a generadoras de valor ambiental, y esto también forma parte del paquete del Life.

A priori, el objetivo principal de este programa Life era "evitar el deterioro de las dehesas en los territorios andaluces, como consecuencia del abandono, el descuido o la preferencia por la agricultura". Para ello, y hasta marzo de 2017 -si se logra la prórroga será hasta septiembre de 2019-, numerosas entidades, ligadas a la conservación del medio natural, se unieron y comenzaron a trabajar juntas. Así, aunque la financiación principal viene de la Unión Europea (50%) y de la Consejería de Medio Ambiente (32,5%), el resto de entidades participantes también aportan fondos y trabajo. Entre estos socios colaboradores se encuentran las organizaciones agrarias Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias, así como la Consejería de Agricultura, las agencias públicas Agapa y Amaya, el Ifapa, la UCO, y otras asociaciones como Aproca (Asociación de Propietarios Rurales, Productores de Caza y Conservadores del Medio Natural de Andalucía) y Encinal (Foro para la Defensa y Conservación de la Dehesa), que agrupa a más de cincuenta organizaciones de España y Portugal que, de una forma u otra, tienen relación con la dehesa.

A la fecha actual sólo el 40% del presupuesto del Life ha sido ejecutado, aunque, según el director general responsable, Javier Madrid, con la adjudicación de los contratos de trabajos forestales -ahora en curso-, que sobrepasan el millón de euros, se alcanzará el 80% de la ejecución de ese presupuesto.

De hecho, estos trabajos forestales -que son una parte importante del proyecto y que se realizarán en las 37 dehesas demostrativas- se sacaron a concurso por un importe de 1,66 millones de euros, pero finalmente se han adjudicado con una baja importante, que los han dejado en poco más del millón de euros. El proyecto de obra comprende acciones en todas las fincas que participan en el proyecto y para facilitar su ejecución se ha dividido en dos lotes, uno para las fincas de las provincias de Huelva, Sevilla, Cádiz y Málaga, y el otro, para las de Córdoba y Jaén. Su realización supondrá unos 6.418 jornales y, según explica Javier Madrid, es un conjunto muy amplio de acciones que incluyen de todo, desde la renovación de la arboleda y la mejora de los pastizales a proyectos para corregir la erosión, el control de plagas como la seca, etcétera. Puesto que los trabajos en las fincas seleccionadas tienen un carácter demostrativo, tras la ejecución de los trabajos se organizarán visitas didácticas y programas de asesoramiento y formación para otros empresarios y propietarios de dehesas, ya que -según explican desde la Consejería- "la finalidad de este programa es la transferencia del conocimiento y de las innovaciones técnicas recientes, junto con la divulgación de los conocimientos adquiridos durante el proyecto a todo el sector relacionado con la dehesa".

E igual de importante que este objetivo es para Javier Madrid el haber logrado crear en el transcurso del proyecto "una red de alianzas, con socios muy cohesionados, con un fin común: que la dehesa se pueda mantener en el futuro".

Por otro lado, el proyecto Life está sirviendo también -según Javier Madrid- para impulsar el desarrollo de la Ley de la Dehesa, incorporando los resultados y recomendaciones que se están obteniendo en el Plan Director, que a través de los fondos de Desarrollo Rural dará forma a esa ley. Para ello, estos años se ha venido recopilando información y se han implantado métodos de conservación en las 37 dehesas demostrativas distribuidas por toda la geografía regional, aunque especialmente en Córdoba y Huelva. Esas fincas serán -según dice Javier Madrid- "el espejo en el que mirarse" para el resto de dehesas andaluzas, que son nada más y nada menos que unas 1.800.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios