juan ramón garcía bermejo. presidente de corchera san josé

"Proponemos adelantar el periodo de la saca a mayo"

  • El responsable de la cooperativa explica que el estado de las masas forestales es uno de los indicadores más valiosos del cambio climático

García Bermejo, en las instalaciones de la cooperativa. García Bermejo, en las instalaciones de la cooperativa.

García Bermejo, en las instalaciones de la cooperativa. / M. G.

En un sector que lleva años en estado de languidez, los productores no se rinden y lejos de ello piden a la Administración no sólo un apoyo genérico, sino medidas concretas que permitan la subsistencia al corcho andaluz, como es el adelanto de la saca. Los productores de corcho se enfrentan al gran problema de la seca, enfermedad de los árboles para la que no se encuentra remedio definitivo, y al reto de la concentración.

-¿Están pidiendo un adelanto del periodo de saca del descorche. ¿Qué está ocurriendo?

Comunidades como Cataluña o Extremadura ya adelantaron el periodo de descorche en años anteriores"La Administración debe apoyar a industrias sociales del sector del corcho, como la nuestra"

-Para que el corcho se dé, es necesario que se active la capacidad vegetativa de la capa generadora subero-felodérmica, también llamada casca o capa madre, para que así pueda desprenderse el corcho. Este periodo de máxima actividad vegetativa exige unas determinadas condiciones climatológicas, como son las lluvias regulares en tiempo y forma, y la aparición de temperaturas relativamente elevadas, de ahí que, en las zonas mediterráneas, el periodo considerado óptimo para el descorche sea el comprendido entre junio y finales de agosto. Sin embargo, los cambios de las condiciones climatológicas que se están produciendo desde hace años, con adelantos e incrementos de las temperaturas, disminución o alteración de la pluviometría, concentrada en periodos más cortos, y el aumento de periodos de sequía más frecuentes y duraderas, hacen que se incremente el estrés hídrico sufrido por las plantas, en especial el alcornocal, que modifica ciertos mecanismos fisiológicos del árbol.

-¿Es por ello que piden el adelanto entonces?

-El periodo normativo y tradicional se establece del 1 de junio al 1 de septiembre, pero desde hace años, el elevado aumento de las temperaturas hace que la saca de corcho no se dé en la segunda mitad de julio. En este sentido, nosotros proponemos adelantar el periodo de saca a principios de mayo y, además, depositar la confianza en el productor, que es el principal interesado en realizar esta operación sin dañar al alcornoque.

-¿Qué respuesta han tenido de la Administración?

-Hemos presentado nuestra propuesta en la Delegación de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Huelva, y consideramos que hemos tenido una buena acogida y comprensión, tanto a nivel político como técnico. No obstante, ello conlleva una modificación de una normativa de 1988 que regula el condicionado técnico de los trabajos de descorche y, en caso de que fuera aceptada, dudamos que pudiera entrar en vigor en esta campaña. En este aspecto, hay que reseñar que comunidades como Extremadura o Cataluña, o el propio Portugal, ya adelantaron el periodo de descorche en años anteriores.

-¿Están las explotaciones dispuestas para realizar estas tareas?

-Los socios de la cooperativa, a través de los medios que le ofrece ésta, o con medios propios, realizan las labores silvícolas apropiadas para que la saca sea lo más efectiva posible y con el menor daño al árbol; nosotros somos portavoces de sus inquietudes y solicitudes.

-Este sector está sintiendo de forma muy aguda los efectos del cambio climático, ¿no?

-El estado fisiológico y vegetativo de las masas forestales, y concretamente las de alcornoques, es uno de los indicadores más valiosos para observar y evaluar esa realidad que debemos afrontar: el cambio climático. La aparición de nuevas plagas y enfermedades, el incremento de las mismas, los cambios vegetativos, los decaimientos y debilitamientos estructurales generalizados, la pérdida progresiva de la calidad y cantidad de corcho, y la desaparición de masas y desplazamiento a mejores áreas ecológicas, son algunas de las sintomatologías que nos muestran fehacientemente que nos encontramos en una fase, inicial o no, de cambio climático.

-¿Qué producción esperan alcanzar?

-Debido al incendio que sufrimos en 2004, que disminuyó la producción en casi un 50%, y el problema de la seca, la producción se está viendo afectada y es bastante variable. Sin embargo, últimamente se está produciendo la incorporación de nuevos socios que confían en la experiencia de más de 40 años de esta cooperativa y en una empresa socialmente responsable, que en el proceso de toma de decisiones valora el impacto de sus acciones en la comunidad local, en los trabajadores y en el medio ambiente, e incorpora efectivamente sus intereses en sus procesos y resultados. Esto, tan en boga últimamente, y conocido como Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE), lo viene practicando la cooperativa desde su creación.

-¿En qué momento se encuentra el sector?

-El sector corchero debemos dividirlo, por desgracia, en dos ámbitos diferenciados: el productor y la industria corchera, que en Andalucía es, y ha sido, incipiente. Está en un proceso continuo de cambio en sus estructuras, desapareciendo las numerosas empresas de pequeño y medio tamaño, y concentrándose. En este sentido, se adivina, de manera preocupante, un futuro no muy lejano de casi monopolio.

-¿Y el productor?

-Por el contrario, el productor está preocupado por la viabilidad de sus explotaciones y la aparición de nuevas y virulentas plagas y enfermedades, como la seca, que produce un decaimiento brutal y progresivo de la vitalidad del arbolado y origina la muerte de gran parte del alcornocal adulto. Una verdadera catástrofe ecológica que, para los socios y nuestra cooperativa, puede suponer el decaimiento y la muerte empresarial, y el abandono del monte mediterráneo.

-¿Se ha desinflado la industria corchera en Andalucía y prácticamente ya sólo se produce en plancha?

-Así es. La industria corchera andaluza nunca fue significativa ni logró implantar tejido industrial; de hecho, ésta se asentó y se asienta en Portugal, sobre todo, y en Cataluña y Extremadura, en menor medida. Andalucía, no obstante, tenía un cierto número de pequeñas empresas preparadoras, que materialmente han desaparecido en los últimos años.

-¿Cree que se debería impulsar la industria transformadora de corcho en Andalucía?

-Sí, sobre todo apoyando a las ya existentes como nuestra cooperativa, que ya cuenta con las infraestructuras suficientes para el cocido y la clasificación del corcho, y que tiene en proyecto la instalación de una pequeña industria taponera. La Administración debería apoyar a empresas sociales como la nuestra, que agrupa a una gran masa social de pequeños productores y que, en nuestro caso, concentra alrededor de 11.000 hectáreas, casi todo el término municipal.

-¿Cómo cree que les va a afectar el nuevo marco de la PAC?

-Esperemos que la inclusión y el reconocimiento, con medidas específicas, del sector forestal en las directrices de la política agraria conlleve una aplicación de sus fondos, en especial del Feader, que pueda rentabilizar las explotaciones, teniendo como prioridad el estímulo y el impulso del sector transformador de los recursos naturales forestales.

-¿Además del adelanto de la fecha de la saca, qué demandas tienen? ¿Qué proyectos tiene corchera San José?

-Todos nuestros proyectos quedan en un segundo plano ante la grave preocupación e incertidumbre de la muerte de nuestros alcornoques. Si las explotaciones de nuestros socios no tienen viabilidad, la cooperativa, como entidad asociativa que es de ellos, tampoco la tendrá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios