Los candidatos buscan el voto del campo recordando las 'herencias' políticas

  • El PSOE reprocha el legado de Cañete cuando era ministro de Aznar y el líder popular desprecia la política socialista en el medio rural .

Comentarios 2

Pocos ciudadanos conocen tan bien cómo la política europea puede cambiar la vida de las personas como los agricultores y ganaderos. En España fueron conscientes nada más ingresar el país en la Unión Europea, ya que supuso el desmantelamiento de todo un sistema autárquico, de proteccionismo e intervención de precios y salir a la libertad del mercado, aunque con unas nuevas reglas de apoyo para algunas producciones marcadas desde la Comisión Europea.

Sin embargo, a estas alturas del calendario parece que no son muchos los españoles y los andaluces que tienen en cuenta la trascendencia de las decisiones de la Unión Europea en sus vidas, a juzgar por el desconocimiento generalizado de la convocatoria electoral europea del 25 de mayo.

La mayoría ciudadana desconoce la fecha de las votaciones, los candidatos españoles o los principales europeos y menos aún saben que en esta nueva legislatura por primera vez el Parlamento Europeo codecide y, al menos sobre el papel, puede recortar los omnipotentes poderes de Angela Merkel u otro jefe de Estado europeo que ejerza un liderazgo que en Europa no se ha votado.

Pese a todo, la maquinaria electoral continúa en España como en otros estados de la UE, con sus programas electorales, sus mítines y sus candidatos. Y entre los temas que tratan los políticos estos días también se incluye cómo se quiere administrar la agricultura y el desarrollo rural los próximos cinco años en Europa.

El hecho de que el cabeza de lista del PP para estas elecciones europeas sea el ex ministro de Agricultura Miguel Arias Cañete, podría hacer pensar que se iba a hablar mucho de medio rural y producción agraria, aunque hasta ahora más que debate o reflexión todo se centra en claves de política nacional y se ha olvidado el asunto de Bruselas.

Es más, Arias Cañete se presenta como el campeón de la PAC ante unos ciudadanos que en su mayoría no saben muy bien ni que significan estas siglas. Lo que aclara el ex ministro es que "ha traído para España 47.000 millones de euros", cosa que fuera de contexto y del sector no se sabe si es mucho o es poco.

Bien es verdad que el PP ha elaborado un programa electoral en el que le dedica gran espacio a la agricultura. "Defenderemos una Política Agrícola Común que fomente el desarrollo de una agricultura sostenible, como base de un modelo agroalimentario europeo que garantice la diversidad de productos que la sociedad demanda, cumpliendo con las exigencias en seguridad alimentaria, medioambientales y de bienestar animal", afirma el programa en el primero de sus puntos del apartado agrario.

También aborda en el segundo punto que los populares impulsarán la innovación de los productos y procesos productivos "poniendo en práctica aquellos avances en biotecnología que permitan mejoras de productividad y de rendimiento económico de las explotaciones y de las industrias, siempre que cuenten con las garantías de evaluación de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria". Esto es, una apuesta en toda regla por los cultivos transgénicos que, al margen de la opinión sobre ellos, queda totalmente enmascarada en una redacción muy técnica, que los agricultores pueden conocer, pero muy pocos consumidores lo hacen.

La reacción del PSOE

Por parte del PSOE cuesta encontrar una propuesta elaborada sobre agricultura y medio rural. Podría decirse que aún pesa la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, en la que la Agricultura desapareció hasta del nombre del Ministerio y en los programas venía a ser un apéndice del Medio Ambiente.

Se lanzan algunas ideas como que la Política Agraria Común debe apostar por los agricultores y ganaderos profesionales y que se pueda intervenir en los mercados para regularlo. Asimismo, proponen desde filas socialistas potenciar el desarrollo rural sostenible y luchar contra la desigualdad entre lo rural y lo urbano para combatir la despoblación del campo.

Últimamente, junto a la imagen de Elena Valenciano, la cabeza de lista socialista, aparece también la frase "agricultura de proximidad", un concepto que parece haber hecho suyo.

Sin embargo, frente a la escasa contundencia de los socialistas en el tema agrario pese a saber desde hace mucho que el candidato sería un especialista en esta cuestión (o quizás queriendo evitar el debate directo), fue la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, quien en su día sonó como posible ministra de Agricultura de los socialistas, la que atacó el frente agrario con un resultado confuso.

Así, tras oír muchos días a Arias Cañete reprochar la herencia recibida de los socialistas y presentarse ante los posibles votantes como el campeón de la PAC, en una rueda de prensa convocada en la sede de Ferraz junto con la eurodiputada Iratxe García; el portavoz de Medio Ambiente en la Ejecutiva, Hugo Morán; y el portavoz de Agricultura, Alejandro Alonso, Rodríguez abrió la caja de los truenos recordando la "herencia" que se encontró el PSOE cuando llegó al Ministerio de Agricultura tras la etapa de ministro de Cañete en el Gobierno de Aznar.

Soraya Rodríguez acusó al cabeza de lista del PP de no haber gestionado bien fondos europeos, aludiendo a los "importante pufos" que Cañete dejó en el área que gestionaba en 2004 cuando el PSOE llegó al Gobierno: "Un rosario de expedientes administrativos sancionadores al Gobierno de España".

Por ejemplo, en el ámbito de la pesca, los socialistas tuvieron que negociar cuando llegaron al Gobierno que no se tuviera que pagar una multa de 56 millones de euros acumulables semestralmente por la pesca de inmaduros en el Golfo de Cádiz, o negociar con la Comisión para reducir, o evitar, una multa por plantación de viñedos ilegales. De la gestión actual, Rodríguez denunció su Cañete no haya defendido los intereses del regadío o de las explotaciones de cerdos que generan purines frente al Ministerio de Industria.

Eso si, la cuestión de los purines quedó un tanto confusa, ya que en sus acusaciones a Cañete no quedaron claras ni las competencias de los ministerios ni que eran los purines ni la gravedad del problema de no poder ser reciclados.

Los que suben

A falta de conocer los resultados electorales ya se puede decir que los partidos a los que las encuestas vaticinan una importante subida en votos tampoco se están centrando mucho en la cuestión agraria.

En Izquierda Unida, donde repite Willy Meyer como cabeza de lista, en un reciente acto en Almería rodeado por la ejecutiva provincial de la organización agraria COAG, aseguró que el candidato popular, Arias Cañete "ha abanderado una PAC sobre la base de abandonar el criterio productivo y no actuar sobre los precios", mientras que IU "combatirá" esta PAC hasta conseguir que se ponga al servicio de la producción nacional, actuando sobre los precios y garantizando la soberanía y seguridad alimentaria. "Se trata de conseguir que nos autoabastezcamos, con una política de vigilancia en las aduanas arancelarias para que no entren productos que puedan hacernos competencia desleal.

Por su parte, desde Unión Progreso y Democracia se presentan algunas alternativas a la actual Política Agraria Común. En este sentido su programa destaca que se propondrán "cambios significativos en la reglamentación comunitaria para que se cumpla el objetivo de garantizar una producción viable de alimentos, y se contribuya a gestionar los recursos naturales de un modo sostenible y adoptando medidas para hacer frente al cambio climático, de acuerdo con los objetivos de la Agenda 2020, permitiendo un desarrollo territorial equilibrado, orientado hacia la diversificación en la actividad agrícola y la viabilidad de las zonas rurales".

A pesar de lo general de estas propuestas, se añade que "estos cambios deben implementarse de forma que garanticen una distribución y gestión de las subvenciones que responda a criterios de equidad, transparencia y proporcionalidad que sirva para hacer más sólido el tejido de la población rural. Los pagos directos se deben supeditar al cumplimiento de prácticas más respetuosas y beneficiosas para el medio ambiente y con la calidad de los productos, que deben ser objetivos prioritarios", concluyen en el programa del partido liderado para las europeas por Francisco Sosa Wagner.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios