El herbicida más popular, en el filo de la navaja

  • Hay mucha presión contra el glifosato pese al sí de la autoridad alimentaria europea

Tiene buen precio, su principio activo se comercializa por muchas empresas y es el herbicida más utilizado en el planeta. Y sin embargo, el glifosato está en cuestión y en peligro de ser prohibido en Europa, pese a que la Autoridad Europea de Seguridad de los Alimentos ha dictaminado, tras hacer un amplio estudio que no hay evidencias de que sea peligroso para la salud o cancerígeno, como se ha advertido desde la OMS.

El Parlamento Europeo votará mañana miércoles una resolución propuesta por los europarlamentarios de la Comisión de Medio Ambiente en la que solicitan a la Comisión Europea que no renueve su aprobación al herbicida, lo que se había planteado para un período de 15 años. Los europarlamentarios aprobaron el pasado 21 de marzo esta resolución -que ahora se votará en el Pleno- con 38 votos a favor, 6 en contra y 18 abstenciones. En ella, piden que antes de renovarse el permiso de uso al glifosato, se haga una revisión independiente y la divulgación de la evidencia científica utilizada por la Autoridad Europea de Seguridad de los Alimentos (EFSA) para evaluarlo.

Pero no sólo el Parlamento puede poner dificultades al glifosato, sino que también la Comisión se ha topado con serias objeciones de varios países a la renovación del herbicida, lo que ha llevado a que se posponga la decisión. El pasado 8 de marzo, el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos de la UE (en el que hay representantes de todos los Estados miembros) aplazó la decisión sobre la reautorización del glifosato en Europa, debido a la intensa campaña desarrollada por una parte de la "sociedad civil" europea y a que países como Francia, Italia, Suecia y Países Bajos mostraron públicamente su oposición a volver a autorizar su uso, mientras que otros, caso de España, defendían su renovación en base a los informes de la EFSA. Así, en este foro, el proceso de autorización del glifosato no está cerrado y en breve se producirá la votación definitiva (podría ocurrir ya esta misma semana de abril o el 18 de mayo, fechas de las próximas reuniones en la agenda del Comité Permanente). Y en caso de que en este Comité no hubiera una mayoría cualificada en un sentido u otro, la decisión recaería en la Comisión Europea, que ya ha dejado caer que estaría dispuesta a hacer alguna concesión, como rebajar el periodo de autorización de 15 años a 10 o a ampliar la lista de "coformulantes" prohibidos.

Por lo que se refiere a los agricultores, que son los usuarios de esta materia activa, hay cierta unanimidad en defensa del mantenimiento del glifosato, como lo muestra el hecho de que las organizaciones agrarias europeas Copa y la Cogeca, han hecho pública defensa del mismo en una carta enviada a la UE, a la Comisión y a los eurodiputados, instándoles a mantener el herbicida glifosato como una sustancia activa en el mercado de la UE, después de que la autoridad de seguridad alimentaria de la UE (EFSA) le diera la luz verde. Su Secretario General, Pekka Pesonen, asegura que, después de que la EFSA ha confirmado su seguridad, "esperamos que la Comisión Europea autorice extender la autorización en junio, ya que el glifosato es ampliamente utilizado en herbicidas en todos los Estados miembros y una parte clave de la caja de herramientas de los agricultores, debido a su disponibilidad y precio rentable".

En este sentido, el representante europeo de los agricultores recalca que sin él "los cultivos de cereal y viñedos, producción de frutales y olivos en toda Europa se vería amenazada seriamente. Esto sería inaceptable -dice- dada la actual crisis agrícola y la necesidad de satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos". Recalca que "el control químico es también un requisito previo para algunas prácticas de cultivo como la labranza cero y mínima, que contribuye a minimizar el efecto invernadero y la erosión del suelo". También defiende que el glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo. "No aprobar esta sustancia activa beneficiaría a los terceros países que exportan a la UE, ya que todavía sería parte de la caja de herramientas de los agricultores en estos países".

El glifosato se patentó al inicio de los 70, patente que expiró en 2000. Se introdujo en el mercado de consumo en 1974 como un herbicida de amplio espectro y rápidamente se convirtió en un éxito de ventas. Desde que su patente expiró en 2000, el glifosato ha sido comercializado por varias empresas y varios cientos de productos fitosanitarios que contienen glifosato están registrados actualmente en Europa para su uso en los cultivos. Actualmente el glifosato tiene un participación de alrededor de un 25% del mercado mundial de herbicidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios