jorge paradela. director de relaciones corporativas de heineken españa

"Somos el primer promotor del cultivo de cebada en Andalucía"

  • La multinacional ha recuperado tres humedales en Doñana y tiene en marcha un programa para devolver al medio el agua que usa en fábrica

Jorge Paradela es también presidente de la Fundación Cruzcampo. Jorge Paradela es también presidente de la Fundación Cruzcampo.

Jorge Paradela es también presidente de la Fundación Cruzcampo. / M. G.

Satisfecho por la política de compromiso con su entorno que desarrolla la multinacional cervecera, Jorge Paradela, que también preside la Fundación Cruzcampo, desgrana con todo lujo de detalles los nuevos proyectos de recuperación de humedales y agricultura integrada.

-Tras el incendio que atacó en julio al Parque Nacional de Doñana se debe sentir especial satisfacción por las actuaciones de recuperación de humedales que Heineken realiza ya desde antes en el entorno. ¿Cómo siguen esos trabajos?

"Heineken ha logrado reducir el consumo de agua en un 28,5% desde 2008 hasta ahora"

-Pues precisamente, el pasado mes de junio, tras seis meses de trabajo, tuvimos la oportunidad de presentar junto a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio el resultado de las actuaciones de restauración de tres humedales en el Espacio Natural de Doñana, un proyecto emblemático dentro de nuestro compromiso con la protección de las fuentes de agua. Fue un momento muy importante para nuestra compañía que suscitó gran interés dada la importancia de este enclave reconocido como Patrimonio Mundial por la Unesco.

-¿Por qué y cómo surge la preocupación de la multinacional de devolver al medio el agua que se usa en la elaboración de la cerveza?

-Hay que tener en cuenta que sólo el 1% del agua del planeta es accesible y potable. Además, el agua es imprescindible para la elaboración de cerveza, que se compone en un 95% de este elemento. Por ello, en Heineken situamos la protección de las fuentes de agua como una de nuestras seis áreas de actuación prioritarias a nivel internacional, dentro de nuestra estrategia de sostenibilidad Brindando un Mundo Mejor. Pero el reto llega a ser incluso mayor en España, que ha sido declarado el país europeo con mayor estrés hídrico. Por este motivo, además de trabajar para reducir nuestros consumos de agua, en España nos marcamos el objetivo de alcanzar el balance hídrico neutro; es decir, devolver al medio cada gota de agua que utilizamos en la elaboración de nuestras cervezas. Debemos tener en cuenta que, aunque la mayor parte del agua que utilizamos se devuelve depurada a la cuenca, hay una parte que no podemos retornar, que es la que se evapora en el proceso de elaboración y la que contiene la propia botella. Para compensar estos 1,5 litros por cada litro de cerveza que elaboramos, llevamos a cabo una serie de proyectos en el entorno de nuestras fábricas. Iniciamos nuestro compromiso en la cuenca hídrica del Guadalquivir, cuenca de las fábricas de Sevilla y Jaén, donde queremos compensar 720.000 m3 de agua al año.

-Dice que Heineken está inmersa en un proyecto para reducir el consumo de agua en la elaboración de la cerveza.

-Así es, éste es realmente nuestro primer paso, reducir el consumo de agua, dado que los centros en los que elaboramos nuestras cervezas son de los principales orígenes de nuestra huella hídrica. Llevamos años dedicando grandes esfuerzos a disminuir el consumo de agua en nuestras fábricas de Madrid, Sevilla, Jaén y Valencia, realizando inversiones económicas e implantando medidas de optimización de procesos con los que hemos logrado reducir nuestro consumo de agua en un 28,5% desde 2008. La compañía ha fijado importantes objetivos de cara a 2020, de manera constante para promover innovadoras técnicas que reduzcan nuestro impacto sobre el entorno más inmediato de las regiones en las que operamos.

-Otro de sus proyectos de ahorro de agua está estrechamente relacionado con el cultivo del olivo y la cebada. ¿Puede explicarnos en qué consiste?

-Se trata de un proyecto pionero de I+D+i que realizamos de la mano del Ifapa con el objetivo de reducir la erosión y mejorar la captación de agua, al tiempo que se mejora la biodiversidad y la rentabilidad de los agricultores de la zona. Esta investigación en torno a la eficiencia del agua, que tiene como base el cultivo de cebada cervecera, cuenta con dos líneas de experimentación, uno de cultivo mixto de cebada en olivar y otro de siembra directa de cebada cervecera.

-¿Cuál es la inversión en este Proyecto Olivo y qué ahorro de agua se persigue?

"El 'Proyecto Olivo', con una inversión inicial de 150.000 euros, consiste en sembrar cebada entre los olivos"

-Este proyecto, que cuenta con una inversión inicial de Heineken de más de 150.000 euros y que tendrá una duración de cuatro años, está siendo fuente de inspiración para otras actuaciones de compensación de agua que la compañía cervecera está llevando a cabo en México. Para hacernos una idea, según los cálculos iniciales de la investigación, existen aproximadamente más de 600.000 hectáreas de olivar de calle ancha en Jaén donde podrían convivir ambos cultivos, si se adoptase esta práctica sólo en el 0,33% de esta superficie (2.000 hectáreas) se podrían compensar más de 700 millones de litros de agua.

-Este verano se ha recogido la primera cosecha de cebada del proyecto, ¿qué supone en cuanto a regeneración de suelos?

-Efectivamente, en junio se recogió la cosecha de siembra directa y en julio hemos recogido la del olivar. A la espera de analizar los datos extraídos, ya sabemos que contribuye a la mejora del paisaje, a minimizar la erosión, a la mejora de la biodiversidad, a la lucha contra el cambio climático y juega un papel fundamental en la retención de agua, y por tanto, en la eficiencia del consumo de este bien tan necesario en el suelo andaluz.

-Heineken también está aumentando el consumo de cereal cultivado en Andalucía, ¿qué tipos y qué porcentajes suponen respecto a su consumo total?

-Así es. Para Heineken España, el aprovisionamiento local y sostenible es una cuestión prioritaria, que pone de manifiesto nuestro compromiso con el entorno en el que desarrollamos nuestra actividad. Esto se engloba dentro la política de la compañía de desarrollo de proveedores locales, contribuyendo a un suministro sostenible. Además, nos permite abastecernos con cebada maltera de la mejor calidad del mercado. Esto nos convierte en el principal consumidor y promotor del cultivo de cebada en Andalucía. Así, el 96% de las materias primas que utilizamos para nuestras cervezas es de origen local. Desde 2011, hemos incrementado los cultivos de cebada cervecera bajo contrato en Andalucía en más de 8.500 hectáreas. Y, en consecuencia, en el último periodo se ha duplicado la producción del cereal. Asimismo, hemos involucrado en el negocio a una red de más de un millar de agricultores locales, con unas expectativas de alcanzar entre 40.000 y 50.000 hectáreas de cultivo de cebada cervecera en los próximos años.

-¿Cómo está evolucionando el precio de la cebada en los mercados internacionales y cómo les afectan?

-Nuestro compromiso y vinculación con el agricultor local nos lleva a crecer en comunidad. Esto hace que tanto los agricultores como la compañía podamos crecer juntos y que las fluctuaciones del precio de la cebada a nivel internacional no nos afecten de forma directa.

-Heineken ha cambiado el diseño de sus etiquetas de Cruzcampo y ha vuelto a una imagen más parecida a la original. ¿A qué se debe?

-Hemos querido llevar la vista atrás para traer al presente las pequeñas diferencias que han hecho de Cruzcampo una gran cerveza, y homenajear su historia de la mano de todos aquéllos que han crecido y disfrutado con ella. Por ello, convocamos un referéndum el pasado mes de abril para que los amantes de Cruzcampo pudieran participar en la elección de la nueva imagen. Desde sus orígenes, Cruzcampo se ha mantenido fiel a su esencia manteniendo su personalidad y su inconfundible sabor y carácter refrescante. La nueva imagen rinde homenaje a esos más de 110 años de tradición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios