antonio vergel. Presidente del colegio de ingenieros técnicos agrícolas de andalucía OCC.

"La sanidad vegetal es la pieza clave para la producción agrícola"

  • Afirma que el sector agroalimentario andaluz está adaptado a las nuevas tendencias, pero amenazado por el incumplimiento legislativo de terceros países

Antonio Vergel es presidente del Coitand, que organiza el XIV Symposium de Sanidad Vegetal que se celebrará en enero. Antonio Vergel es presidente del Coitand, que organiza el XIV Symposium de Sanidad Vegetal que se celebrará en enero.

Antonio Vergel es presidente del Coitand, que organiza el XIV Symposium de Sanidad Vegetal que se celebrará en enero. / M. G.

Apoco más de un mes para que se celebre el XIV Symposium de Sanidad Vegetal, el presidente del Coitand, colegio que organiza el evento, desgrana en esta entrevista los últimos datos del sector, sus preocupaciones y sus fortalezas.

-La sanidad vegetal es un pilar fundamental para la optimización de la producción de alimentos. ¿Son conscientes productores y consumidores?

-Así es, es la pieza clave en la producción de alimentos. Sin un buen control de malas hierbas, plagas y enfermedades, las producciones se reducirían un 50%. Esta circunstancia no es conocida por la sociedad en general. No se reconoce aún el esfuerzo que hacen nuestros técnicos y agricultores para producir alimentos suficientes para abastecer las necesidades de las poblaciones y con garantías de calidad y seguridad alimentaria adecuada.

-Las nuevas tecnologías han cambiado de forma fundamental la lucha contra enfermedades y plagas. ¿Hay margen para seguir avanzando?

-Las nuevas tecnologías ayudan, y ayudarán más aún en el futuro, a mejorar la eficiencia de las producciones. Siempre que a un profesional se le facilite mas información mejor será su decisión. Esto creo que es sólo el principio.

-La tecnología es una gran aliada para la sanidad vegetal. Cítenos algunas aplicaciones prácticas novedosas.

-La identificación y presencia de malas hierbas por teledetección, modelos predictivos de hasta un mes de la evolución de la mosca del olivo, la identificación de plantas por drones para conocer su evolución e incluso detectar problemas fitosanitarios, etc.

-La legislación comunitaria es estricta en los temas que conciernen a sanidad vegetal. ¿Cuál es su opinión sobre el nuevo Reglamento de Sanidad Vegetal?

-Que es una gran noticia para el sector su reciente aprobación el pasado martes 13. Es algo que se había demandado desde hace tiempo para poder prevenir la entrada de nuevas de plagas y enfermedades.

-¿Cree excesiva la burocratización de la CE en los temas que les afectan? Hay cuestiones en las que los estudios sobre viabilidad o no del uso de una sustancia, como es el tema del glifosato, parece eternizarse…

-La renovación de sustancias lleva un largo retraso en general en Europa y más aún en España, al unirse la demora en los diferentes países con la del Parlamento Europeo, quien opina, pero no decide. Aquí ya entramos en el terreno difícil de la política, donde las propuestas y decisiones no la toman los científicos. Como ejemplo está el glifosato.

-Una de los asuntos que más preocupa a los productores es la entrada en España de productos enfermos que puedan transmitir plagas al proceder de países que tienen menos controles. ¿Qué opina?

-Que es una gran preocupación por los graves problemas de nuevas fisiopatías que pueden causar a la agricultura española, y ya lo estamos viendo en la mediterránea. Con la aprobación de este nuevo reglamento europeo, se minimizaran estos problemas.

-Existe preocupación por la Xylella fastidiosa. ¿Hay motivos para la alarma?

-Dicen que está controlado y que no hay motivos para alarma en el olivar, pero sí es real que Xylella ya está en Baleares y que algunas de las cepas puede afectar a la viña y al almendro. No sé si es motivo para alarmarse. Si la administración obliga a los diferentes sectores, al cumplimiento de las normativas establecidas, y exige el pasaporte fitosanitario, no debe haber problema. Y todo esto debe ser muy estricto.

-Hay enfermedades que se resisten a la investigación y avanzan sin que se descubra remedio, y en el caso de la seca de la encina ataca a un ecosistema andaluz que es único en Europa. ¿Hay esperanza contra la seca?

-Hay problemas fitopatológicos que nunca tendrán solución y de ello debemos ser conscientes. Quizás hay que pensar más en cuál fue la causa que la provocó que en las consecuencias y aprender de ello. Espero que por el bien de este ecosistema, único en el mundo, la sociedad científica ayude a minimizar los daños.

-¿Está afectando ya el cambio climático a la salud de los cultivos?

-El cambio climático afecta y afectará a la agricultura, el aumento de las temperaturas termina por reducir la producción de los cultivos, y a su vez provocará la proliferación de plagas, enfermedades y malas hierbas. La productividad agraria del norte de Europa podría aumentar al prolongarse la estación de crecimiento y el período sin heladas y también podrían facilitar la producción de nuevos cultivos. Pero ese desequilibrio de temperaturas también afectará a la agricultura española.

-La gestión integrada de plagas ha dado muy buenos resultados. ¿Cuál ha sido la clave?

-Ha sido una estrategia de control racional de medidas biológicas, biotecnológicas y químicas, de modo que la utilización de productos fitosanitarios se limite al mínimo necesario. La gestión integrada de plagas y el uso sostenible y eficaz de los productos fitosanitarios son las únicas herramientas y métodos a utilizar en el presente inmediato y en el futuro próximo, unidos a las nuevas tecnologías.

-El técnico agrícola juega un papel fundamental, ¿por qué?

-Si el medico es el que cuida de sus pacientes lógicamente será el técnico el que deba cuidar de las plantas.

-¿Hay suficiente investigación privada en sanidad vegetal?

-Hay mucha investigación en las empresas privadas; destinan muchos recursos a ella, son cantidades millonarias. Tienen estrategias y planificación y hay un hilo conductor de hacia dónde quieren ir. La investigación pública, que antes fue un referente muy importante en sanidad vegetal, hoy está bajo mínimos.

-¿Cómo está el sector agroalimentario andaluz y español de preparado en sanidad vegetal respecto a otros países?

-Profesionalizado y adaptado a las nuevas tendencias, pero amenazado por incumplimiento normativo y legislativo de terceros países.

-La producción de alimentos para una población mundial creciente es uno de los retos del sector agroalimentario en general, ¿no?

-Los estudios así lo dicen. Debemos ser conscientes que sin fitosanitarios y una gestión eficiente de los cultivos es imposible asegurar las necesidades alimenticias de las poblaciones actuales.

¿Que pasará en 2050 cuando la población prevista sea de 9.000 millones de habitantes? Es evidente que la sanidad vegetal es la pieza clave para la producción agrícola, pero no debemos olvidar que cada vez tenemos menos herramientas fitosanitarias para poder controlar las malas hierbas, plagas, y enfermedades de los cultivos.

-La afluencia al Symposium es cada vez mayor. ¿Qué perspectivas tienen para este año?

-Es de agradecer y ello nos motiva más aún cada año, que las empresas y profesionales del sector, quieren participar en nuestro Symposium. Así llevamos desde 1984 y así queremos seguir, siendo el referente de la sanidad vegetal en España. Eso sí, con humildad, esfuerzo y profesionalidad, con el deseo de ofrecer al sector todas las novedades legislativas y técnicas, una plataforma abierta para proponer, expresar opiniones, alternativas y preocupaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios