Limones quiere llegar a los 75.000 vecinos y solicitar ser 'Gran Ciudad'

  • El salto mejoraría la financiación local y daría más margen de maniobra al gobierno para tomar decisiones

Comentarios 6

El gobierno socialista de Alcalá de Guadaíra anunció ayer, a través de un comunicado, que iniciará una campaña para alentar el empadronamiento en el municipio y llegar al 31 de diciembre con 75.000 habitantes. Ahora, la cifra ronda los 74.400. Aunque tener empadronado al grueso de la población que de hecho reside en la ciudad siempre es beneficioso -el dinero del Estado, la Junta o la Diputación se suele repartir en función de ello- el objetivo del alcalde, Antonio Gutiérrez Limones, va más allá: llegar a esa cifra le permitiría iniciar los trámites para que el municipio pueda ser declarado de Gran Población. Hasta hace poco sólo tenían ese reconocimiento en Andalucía las capitales de provincia, Jerez y algunos municipios de la Costa del Sol. El último en obtener esa categoría, prevista en la Ley de Medidas de Modernización del Gobierno Local, conocida como Ley de Grandes Ciudades, ha sido Dos Hermanas, con casi 130.000 vecinos.

Pero esa condición de gran ciudad -que requiere la aprobación del Parlamento andaluz- no sólo supondría un salto en la financiación, en el que pone el acento el gobierno local. También obliga a modificaciones en la organización, como a la división por distritos, con cierta autonomía y presupuesto propio, la creación un consejo social de la ciudad y un defensor del ciudadano. Además, permite contar con agentes de movilidad y no sólo policías locales para regular el tráfico, la razón que alentó a Dos Hermanas a solicitarlo, después de varios intentos por contar con esa figura que fueron tumbados por el TSJA.

Por otro lado, el reconocimiento da más margen de maniobra al gobierno local frente al Pleno para algunos asuntos que de otra forma requerirían aprobación por mayoría absoluta. Este hecho cobra relevancia en Alcalá teniendo en cuenta que, desde hace ya un año, el alcalde, Antonio Gutiérrez Limones, está en minoría porque una de las ediles socialistas quedó como no adscrita. El regidor está encontrando enormes dificultades para llegar a acuerdos con la oposición. La situación podría prorrogarse tras las elecciones de 2015, si el PSOE no logra la mayoría suficiente, porque las relaciones con el resto de grupos no van a mejorar. Más, después de que hayan denunciado supuestos pagos y facturas irregulares en la extinta sociedad Alcalá Comunicación Municipal (ACM), que han hecho que, tras un año de investigación, la Fiscalía de Dos Hermanas haya elevado el caso al Tribunal Supremo, por la condición de aforado de Limones, que es también senador y que habla de una campaña de desprestigio orquestada.

En el caso de Dos Hermanas, el trámite desde que se aprobó en el Pleno el expediente hasta que obtuvo el visto bueno del Parlamento andaluz duró siete meses. En cualquier caso, el tener 75.000 vecinos es un requisito sine qua non, pero no el único para iniciar ese expediente de Gran Ciudad, que también debe pasar por el Pleno municipal. Se deben acreditar además circunstancias históricas, económicas y sociales y se tiene en cuenta el volumen de recursos e infraestructura que se gestiona.

De momento, lo que ha confirmado el gobierno es una campaña denominada Plan 75.000, durante la que informará de las "ventajas" de los empadronados (bonificaciones en las ordenanzas fiscales, reducción en las tasas por el uso de instalaciones deportivas, cursos y talleres). Se hará hincapié en urbanizaciones en las que hay constancia de un mayor número de residentes no empadronados, que provienen de municipios del entorno. El Ayuntamiento tiene previsto fijar días para que los interesados puedan empadronarse in situ, sin tener que desplazarse para el trámite.

03893618

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios