Un contable culpa a su notario de apropiarse de dinero y pagar sin fondos

  • Tanto el contable como el notario están imputados por haberse apropiado presuntamente de las provisiones de fondos de 300 clientes

Comentarios 3

El contable de una notaría de Alcalá de Guadaira (Sevilla) ha negado haberse apropiado de las provisiones de fondos de 300 clientes y ha culpado al notario titular, también imputado, de tomar ese dinero, emitir cheques sin fondos y haber ordenado no inscribir hipotecas en el Registro de la Propiedad.

El contable M.H. ha declarado como imputado ante el juez de instrucción 3 de Alcalá de Guadaira, que investiga las presuntas irregularidades en 796 protocolos de la notaría entre 1989 y 2001, aunque el grueso de las anomalías se produjeron entre 1997 y 1999.

En su declaración, a la que ha tenido acceso Efe, el contable ha reconocido las irregularidades, aunque ha negado haberse beneficiado personalmente del dinero y ha culpado al notario titular R.M., quien ya en el verano de 1996 sacó 10 millones de pesetas (60.240 euros) de la cuenta compartida con los restantes notarios "y se lo gastó todo".

A la vista de la falta de fondos, el notario "dio instrucciones" para que las escrituras no se llevasen al Registro de la Propiedad ni se liquidase el impuesto correspondiente, y cuando los clientes acudieron a reclamar, R.M. les daba una escritura simple o una solicitud de liquidación del impuesto, ha añadido.

Según su versión, el notario libró cheques sin fondos a favor del registrador y "todos los empleados de la notaría tenían conocimiento" de tales irregularidades.

También ha asegurado que el propio notario le propuso "firmar un documento en el que se hacía responsable de todas las irregularidades" con objeto de cobrar del seguro, y la misma propuesta le hizo a una empresa de gestión que asumió la contabilidad en enero de 1998, a raíz de la llegada de otro notario.

M.H. ha asegurado a la juez que el notario "ha cobrado todas las cantidades que faltan" y que "hacía las cuentas, redactándolas mal", pese a que él mismo le daba los datos correctos respecto a gastos e ingresos de la notaría.

El notario, que declaró como imputado la semana pasada, culpó exclusivamente al contable de las apropiaciones y de haberse llevado a su casa, tras ser despedido, la documentación correspondiente.

Se lamentó de que dado el "volumen tan importante de personas afectadas" ha tenido que aportar su propio patrimonio personal para suplir la falta de liquidez y que desde entonces "son continuas las situaciones de crisis de la notaría".

El contable, despedido en 2001, fue denunciado por los notarios titulares por la presunta apropiación de las provisiones de fondos hasta que empezaron a llegar protestas de los clientes, alarmados porque la Agencia Tributaria les reclamó el pago de los impuestos con el recargo correspondiente.

Posteriormente, la juez imputó también al notario, ya que según los peritajes aportados a la causa tanto él como su contable pudieron ser "autores, inductores o encubridores" de las irregularidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios