Un juez declara improcedente el despido de un sacristán, que culpa al párroco

Un juez de lo Social ha declarado improcedente el despido de un sacristán de la parroquia de la Inmaculada Concepción de Alcalá de Guadaíra que alegó que el cura le echó en "represalia" porque le acusaba de divulgar su relación con una mujer, sobre la que presentó en el juicio el informe de un detective. Condena a la parroquia a indemnizar con 9.742 euros al ex sacristán, ahora en paro. Pero rechaza que sea despido nulo, como pedía. El sacristán trabajó sin contrato en la parroquia 14 años con tres sacerdotes.

En el juicio, la parroquia reconoció la improcedencia del despido por los requisitos formales, pero lo achacó al "descontento con su labor" y a una propuesta del consejo parroquial. El juez también lo considera así y rechaza la nulidad, aunque el denunciante recurrirá el fallo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios