Coria del Río

Los vecinos piden que se active el plan de emergencia por el vertido de gases

  • También reclaman análisis en las casas

  • El informe de un técnico local apunta como posible origen el pozo ciego de una vieja actividad industrial

Una alcantarilla sellada, en una de las calles de la barriada Guadalquivir. Una alcantarilla sellada, en una de las calles de la barriada Guadalquivir.

Una alcantarilla sellada, en una de las calles de la barriada Guadalquivir. / Víctor Rodríguez

Casi un mes después de la protesta en la barriada Guadalquivir, que puso en marcha a las autoridades y a Emasesa para investigar el origen del olor a hidrocarburos que se propaga por el alcantarillado de Coria, el origen de los gases detectados (fenol y dimetilacetamida) no se ha localizado. Los vecinos denuncian que continúan las visitas al centro salud por cefaleas, mareos y gastroenteritis y desconocen el resultado de los informes o los análisis hechos. Ninguno se ha realizado dentro de las casas, donde aseguran que los gases se concentran. Ante esta situación, exigen que se ponga en marcha el Plan Municipal de Emergencias.

También lo reclama el portavoz popular, Andrés Parrado, ya que implicaría que todos los servicios municipales dieran prioridad al problema -si hay que tramitar un expediente no se pondría a la cola- y serviría para exigir urgencia a otras administraciones. El PP pide que se dote de fondos, por si hay que hacer análisis o catas, y que incluya un teléfono de información o medidas de autoprotección para los vecinos. También se deberían realizar análisis de sangre y de orina a afectados para certificar que, como dice Salud, los gases que están respirando son inocuos.

Parrado reclamó además que se hagan públicos y expliquen ya los informes que existen o se han hecho y que no se han entregado a la oposición. El lunes, en una junta de portavoces, el concejal de Medio Ambiente avanzó que tendrían dos de esos informes el jueves, en la comisión de seguimiento del caso. Al parecer, hay un informe del ingeniero técnico municipal (responsable de vertidos y la persona que se debería poner al frente del Plan de Emergencia) que apunta como posible causa algún pozo negro antiguo, relacionado con alguna actividad industrial, que se esté filtrando (habría pedido información de todas las obras de Emasesa y expedientes desde los años 80 de actividades industriales antes de que se hiciera la urbanización). El estudio de la Universidad de Sevilla apuntaría a un origen relacionado con hidrocarburos y trazas de disolventes compatible con un pozo de este tipo. Las mayores concentraciones se darían en el entorno de las calles Retuerta, Tharsis y Gran Avenida.

Los vecinos reclaman además que se declare la alerta sanitaria ante la situación generada

Hace una semana Emasesa retiró el extractor industrial junto al paseo fluvial y que sacó en parte los olores de la barriada. Los vecinos denuncian que fue en los días que funcionó cuando se tomaron muestras del aire y que las pruebas se hicieron con alcantarillas tapadas, por lo que advierten que los datos que arrojen no les tranquilizarán hasta que se localice el foco. Además de seguir analizando la red y terrenos adyacentes a industrias -en principio, se habían descartado como foco-, Emasesa ha aumentado el baldeo con agua en calles. En 2016 una riada disipó los gases, que con la falta de lluvia se han hecho persistentes.

Ángel del Pino, abogado de In Diem y representante de los afectados, explica que, además de la activación del Plan de Emergencias Municipal, han pedido que se declare la alerta sanitaria y se hagan mediciones en las casas y estudios epidemiológicos en Coria. El lunes 8 de noviembre, hubo una reunión con responsables de la Delegación Territorial y el Centro de Salud, en la que se acordó que se haría un seguimiento de los afectados que, según los vecinos, no han comenzado. Fuentes de Salud precisaron que lo que se acordó fue "volver a citar a aquellos pacientes que mostraron mayor preocupación", que serán atendidos otra vez por su médico de familia "de forma individualizada si son necesarias más actuaciones y siempre según criterios clínicos". En cualquier caso, desde Salud se insiste en que "las sustancias detectadas en informe preliminar de la Consejería de Medio Ambiente no eran cancerígenas" y en que -pese a la persistencia, de dos meses ya que denuncian los vecinos- "la sintomatología es leve".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios