El auge de los aluniceros

  • El intento de robo en el Corte Inglés de San Juan se suma a la oleada de robos con fuerza en las últimas semanas

  • Los vigilantes impidieron el asalto disparando al aire

La furgoneta en el interior del comercio tras ser empotrada contra uno de los escaparates La furgoneta en el interior del comercio tras ser empotrada contra uno de los escaparates

La furgoneta en el interior del comercio tras ser empotrada contra uno de los escaparates

Comentarios 2

La Policía Nacional está buscando a la banda de aluniceros que asaltó la madrugada de ayer El Corte Inglés de San Juan de Aznalfarache. El grupo estaba compuesto por al menos seis personas, aunque se sospecha que había dos más fuera, esperando al volante de los vehículos en los que huyeron. La intervención de los vigilantes de seguridad del centro comercial, que llegaron a disparar al aire hasta cuatro veces, impidió que los delincuentes se llevaran nada.

Los hechos ocurrieron sobre las dos y media de la madrugada. Los ladrones embistieron con una furgoneta contra la puerta metálica de acceso al recinto por el camino de las Erillas, junto a la gasolinera Shell. Una vez dentro del perímetro del Corte Inglés, empotraron la furgoneta contra la puerta de la cafetería El Rincón del Café. Entraron por ahí porque es la puerta más cercana a la zona de Electrónica e Informática. Probablemente los ladrones querían llegar hasta este departamento para sustraer teléfonos móviles, tabletas, ordenadores y otros dispositivos electrónicos. Estos artículos, junto con las joyas, son los más codiciados por los ladrones, ya que tienen una salida muy fácil en el mercado negro.

El estruendo causado por el impacto del vehículo contra la puerta y la rotura de los cristales alertó a los vigilantes de seguridad, que se encontraban en el interior del edificio. Uno de los vigilantes abrió fuego y disparó al techo para disuadir a los ladrones, que ya estaban en el interior del centro comercial con bolsas de gran tamaño para poder llenarlas de objetos. Al oír los disparos, los delincuentes se dieron la vuelta y huyeron a la carrera, hasta llegar a la zona exterior en la que les esperaban dos vehículos, un BMW 335 y un Seat León, con los que se marcharon. En el aparcamiento hubo otros dos disparos efectuados por el vigilante, de nuevo al aire.

Tres patrullas de la Policía Nacional llegaron poco después, tras ser avisados por la empresa de seguridad. La Policía ha abierto una investigación sobre los hechos y está revisando las imágenes de las cámaras de seguridad del establecimiento. Los ladrones iban encapuchados, por lo que todavía ninguno de ellos ha sido identificado. También llevaban guantes, para dificultar así el trabajo de la Policía Científica, que ya hizo ayer por la mañana una primera inspección ocular en el edificio. 

Zona por la que accedieron los ladrones al centro comercial Zona por la que accedieron los ladrones al centro comercial

Zona por la que accedieron los ladrones al centro comercial / M.G.

También se está inspeccionando la furgoneta, que los asaltantes dejaron abandonada en el centro comercial. Se trata de una Nissan Vanette propiedad de una vecina de Castilleja de la Cuesta. Es probable que hubiera sido sustraída unos minutos antes del robo, ya que la dueña todavía no había denunciado la sustracción de este vehículo, que no figuraba por tanto en el listado de coches robados que manejan las Fuerzas de Seguridad. La Policía ya ha trasladado la furgoneta a las instalaciones de la Jefatura Superior de Policía en Andalucía Occidental, en la avenida de Blas Infante de la capital. Allí se le practicarán nuevos análisis al vehículo en busca de algún resto biológico que ayude a identificar a los atracadores.

El alunizaje es uno de los métodos más comunes empleados en los robos con fuerza en Sevilla. En las últimas semanas se están registrando delitos de este tipo con una frecuencia casi diaria. Casi siempre comparten el mismo modus operandi. Se producen de madrugada y los ladrones suelen utilizar uno o dos coches de gran potencia. Una de las marcas preferidas es BMW, por la facilidad con la que roban este tipo de vehículos clonando las llaves. De hecho, la banda de aluniceros más activa de Sevilla hasta el año pasado era conocida por el nombre de esta empresa alemana. Cinco miembros de esta banda sufrieron un accidente de tráfico la madrugada del pasado 5 de diciembre, cuando huían de la Policía tras ser descubiertos preparando un alunizaje en el Media Markt de Alcalá de Guadaíra. Uno de los delincuentes murió en el siniestro y otros tres resultaron heridos, mientras que un quinto logró escapar.

Pero los robos de BMW y los alunizajes han continuado a pesar de aquel accidente. El martes, sin ir más lejos, fue sustraído un BMW de un garaje comunitario de Utrera. Y el goteo de robos de coches de esta firma desde el año pasado está siendo continuo en la capital andaluza. Se roban tanto para emplearlos como arietes en los alunizajes, como para venderlos en Marruecos. Los que se venden suelen ser coches de alta gama nuevos, como el sustraído hace unos meses de un garaje de Los Remedios. También se usan mucho para los robos los Seat León, especialmente los FR, que tienen más potencia. Los modelos más nuevos de este coche se sustraen por el mismo método de clonado de llaves que los BMW. Los antiguos mediante un taladro en el bombín y cambiando directamente la centralita de arranque.

Dos Seat León antiguos fueron precisamente los utilizados la madrugada del lunes al martes por una banda que desvalijó dos naves de empresas de paquetería en los polígonos Parsi y El Pino. El primero de estos robos ocurrió en un almacén de Zeleris en la calle Las Melias, sobre la una de la mañana, y los delincuentes accedieron sin forzar la puerta, por lo que no se descarta que tuvieran una llave. De allí se llevaron varios paquetes, algunos de los cuales contenían pistolas de airsoft y de fogueo. El robo desató las alarmas de la Policía porque los agentes que acudieron a la primera llamada descubrieron que a los ladrones se les habían caído unas balas, que luego resultaron ser de fogueo para las armas que habían sustraído. Todo apunta a que los agentes se llevaron paquetes sin conocer el contenido de los mismos.

El segundo robo sí fue un alunizaje en una nave de Envialia en la calle Pino Siberia, en el polígono El Pino. Los autores fueron los mismos del robo anterior. Cinco personas entraron en la nave tras forzar la puerta dándole marcha atrás a uno de los coches y empotrándolos contra la misma, hasta que ésta cedió. Una vez dentro, sustrajeron unos 35 paquetes de pequeño tamaño, en los que había principalmente botellas de vino y teléfonos móviles. La Policía investiga si se trata de la misma banda que intentó asaltar El Corte Inglés y está estudiando los vídeos de las cámaras de seguridad y comparándolos para tratar de encontrar elementos comunes en los autores. Por el momento, a la hora de cierre de esta edición, no ha sido detenida ninguna persona en relación con ninguno de estos dos robos ni con el del Corte Inglés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios