Absuelto el alcalde de Cortegana por los ataques "racistas" contra gitanos

  • La sentencia condena a prisión a otros seis imputados por desórdenes públicos

Comentarios 1

El Juzgado de lo Penal número 2 de Huelva ha absuelto al alcalde de Cortegana, Antonio Marín (IU), de los presuntos delitos de desórdenes públicos y de daños con el agravante de "racismo" tras los incidentes contra la comunidad gitana registrados en Cortegana el 16 de enero de 2005, en el transcurso de la protesta organizada por el Ayuntamiento tras la muerte del vecino del municipio Mateo Vázquez el 1 de enero. La Fiscalía solicitó por los hechos 21 meses de cárcel para el primer edil y la acusación particular un año de prisión.

Junto al alcalde, resultaron absueltos M.B.L., F.G.B., I.L.C., I.R.M., M.J.P. y A.R.F. La sentencia condenó a M.A.B., F.J.M., G.M.L., J.S.C., A.S.R. y a J.F.S. a un año y nueve meses de prisión por un delito de desórdenes públicos y a una multa de 2.160 euros por el delito de daños, mientras que deberán indemnizar con 3.000 euros a cada una de las 12 personas del colectivo gitano en concepto de daños morales por los daños en sus viviendas. Además, deberán abonar 21.807 euros por los daños sufridos por el colectivo gitano en vehículos y enseres.

El fallo judicial consideró probado que el 16 de enero de 2005 se llevó a cabo la manifestación y, a la hora anunciada, se congregaron en la Plaza de la Constitución más de 1.000 personas. Entre los asistentes se encontraban, "a cierta distancia de la cabecera y rodeados de otros vecinos", el alcalde y otros concejales del Ayuntamiento. La sentencia precisa que el primer edil hizo "ostensibles indicaciones, con las manos abiertas y elevadas" de la ruta marcada en la convocatoria, pese a los cual un grupo de unas 800 personas se dirigió a la barriada de Las Eritas, habitada mayoritariamente por familias de etnia gitana.

El fallo judicial anotó que en el itinerario no previsto inicialmente se corearon gritos como "gitanos fuera", "asesinos" o "no los queremos, fuera de aquí", por lo que consideró que "resulta patente que del inicial ánimo reivindicativo de seguridad y justicia los ánimos giraron o se extendieron a la revancha hacia los gitanos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios