Aduanas ordena devolver a Gibraltar el remolque con chatarra del 'New Flame'

  • La Guardia Civil lo precintó el 3 de abril al contener 22 toneladas de trozos y parte de la carga del buque. El Gobierno rechaza que la mercancía pase por la Verja y Verdemar cree se trasladará en barco

Aduanas ordenó el pasado lunes, a las tres de la tarde, que el remolque que estaba precintado en el puesto fronterizo de La Línea con 22 toneladas de chatarra procedente del New Flame en su interior fuera reexpedido a Gibraltar. El Gobierno español niega así que la mercancía cruce la Verja, después de que la Guardia Civil detectara que carecía de permiso al contener, entre los restos del casco del buque, parte de chatarra que cargaba el buque en sus bodegas cuando chocó con el petrolero Torm Gertrud el pasado mes de agosto a un milla de Punta Europa, en la Bahía de Algeciras.

El Instituto Armado retuvo el pasado 3 de abril dos camiones en la frontera cuando se disponían a pasar a España con 29 toneladas de chatarra del barco. Gibraltar tenía autorización para sacar las partes del barco que se están seccionado en las labores de rescate, pero no la carga de chatarra de las bodegas, según indicó el Ejecutivo español.

Uno de los vehículos -con matrícula gibraltareña y que contenía 7 toneladas de chatarra- pudo regresar ese mismo día por la tarde a Gibraltar, después de que el Seprona tomara muestras de la mercancía. Asimismo, el consignatario de la aduana autorizó que cruzara la Verja la cabeza tractora del otro camión; si bien, los agentes procedieron al precintado del remolque del mismo -con matrícula R 0572 BBR- donde iban las otras 22 toneladas de chatarra.

Los camiones tenían como destino la empresa Reciclajes del Campo de Gibraltar, ubicada en Guadarranque, donde se estaba recepcionando la chatarra del New Flame para posteriormente ser vendida a una compañía de Sevilla. Técnicos de Medio Ambiente de la Junta se personaron el 4 de abril en las instalaciones para analizar la chatarra. Asimismo, el Gobierno autonómico abrió una investigación para comprobar si el Peñón había incumplido la normativa europea de traslado de residuos y prohibió el traslado de más chatarra por la Verja.

Medio Ambiente, del mismo modo, ha obligado esta semana a la empresa de Guadarranque a trasladar la chatarra del barco que hay en sus instalaciones a un gestor autorizado, al verificar que se había depositado un metro cúbico de la carga del barco contaminada superficialmente por restos de hidrocarburo. La Junta descartó que en la chatarra existiera radiactividad, aunque aún no ha especificado la naturaleza concreta de la misma. Sobre Reciclajes Campo de Gibraltar pesa un expediente sancionador por no cumplir con las condiciones para manipular este tipo de residuos.

Ahora, Gibraltar tendrá que hacerse cargo también de las 22 toneladas de chatarra que contiene el remolque, al no estar autorizada su salida. En principio, la carga podría haber vuelto a las instalaciones de Steel Macltd Co, en el Peñón, que fue quien dio la orden de llevar la mercancía a la empresa de Guadarranque.

El portavoz de Verdemar, Antonio Muñoz, por su parte, dijo ayer que la chatarra procedente del interior del buque "va a ser descargada a una embarcación y llevada a otro lugar, pero no se sabe dónde". Además, añadió que el resto del material del New Flame que hay en la empresa de residuos de Guadarranque será llevada "o bien a la planta de tratamiento de residuos peligrosos de Nerva, en Huelva, o descontaminada en Los Barrios y vendida posteriormente como chatarra normal. No hay otra opción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios