Aguilar dice ahora que votó al PSOE porque quería a una cordobesa en el Senado

  • La alcaldesa aclara que también optó por Elena Cortés y afirma que sabía que IU no tenía posibilidades en la Cámara Alta

No quiere hablar más del tema, pero no deja de aludir a él obligada, en parte, por que los medios de comunicación le preguntan insistentemente por el asunto. La alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar (IU), ya tiene una explicación de por qué votó a la candidata del PSOE al Senado, Maribel Flores, en las elecciones del pasado 9 de marzo. Aguilar señaló a este diario que su pretensión era que una mujer cordobesa pudiera estar sentada en la Cámara Alta y, según mantuvo, era perfectamente consciente de que la coalición de izquierdas no tenía posibilidad alguna de obtener escaño por la provincia, como así ha sido. "Nuestro escenario es el que es", comentó en referencia al hecho de que IU es una fuerza marginal en Córdoba cuando se trata de elegir a los representantes al Congreso o al Senado. Ello, unido a que Maribel Flores "es una mujer comprometida con esta tierra, me llevó a darle mi voto".

Con estas palabras, Aguilar pretendía zanjar la polémica generada en torno a su ejercicio de sinceridad, si bien a su alrededor no dejan de sucederse opiniones sobre el sentido de su voto y los intereses que pueda o no esconder el hecho de haberlo dado a conocer. Preguntada sobre si era consciente de la trascendencia que iba a tener el hacer público su voto al PSOE en un momento en que están disparados los rumores sobre su cercanía a los socialistas, Aguilar se limitó a decir que "soy responsable de mis palabras".

Hay un aspecto que la también portavoz institucional de IU en el conjunto del Estado quiso dejar claro, y es que uno de los tres votos al Senado a los que tiene derecho cualquier ciudadano sí fue para Elena Cortés, su compañera de filas y concejala de su equipo de gobierno. Lo que no quiso revelar es a cuál de los otros dos candidatos de IU dejó sin señalar con la cruz -Wilson Rivera o Francisco Pedrera-. Lo que también quiso asegurar es que había votado a Diego Valderas en las elecciones andaluzas y a Gaspar Llamazares en las generales, "aunque habrá quien piense otra cosa", dijo en alusión a los que mantienen que tiene un pie dentro y otro fuera de IU.

La alcaldesa indicó que la mayoría de sus compañeros de formación han demostrado un gran respeto hacia su decisión de votar a una candidata del PSOE y, sobre los que se han mostrado contrarios se limitó a decir que "casi siempre que hablan algunas personas, sube el pan". Entre estas últimas están, se entiende, Carmen Calvo (PSOE) y Juan Manuel Sánchez Gordillo (IU), quienes han coincidido en acusarla de deslealtad a la coalición de izquierdas. El diputado andaluz, además, la ha invitado a dejar la formación y tomar el carné socialista. Sobre la ex ministra, Aguilar señaló que "últimamente está enfadada con el mundo y empeñada en la confrontación conmigo, y ahí no me va a encontrar", y en relación al también alcalde de Marinaleda, comentó que "no está legitimado para llamarme desleal cuando él promovió el no al Estatuto de Andalucía".

Elena Cortés se pronunció ayer sobre el hecho de que su jefa hubiera votado al PSOE para el Senado, si bien se limitó a decir que las cuestiones internas de IU deben debatirse en los órganos de la formación.

Rosa Aguilar también se refirió a las quinielas sobre los posibles cargos que le habrían puesto sobre la mesa, ante lo que pidió "respeto y seriedad" ante "un cúmulo de cosas que no sé quién las pone en marcha y con qué intencionalidad". Lo último es una información que ayer daba un confidencial de internet en la que aseguraba que Manuel Chaves le ha ofrecido la Consejería de Obras Públicas. "No me voy a poner en una tesitura que no es real", apuntó Aguilar, quien añadió que está en Córdoba "y ni me distraen otras cosas ni pienso en otros lugares".

Su socio de gobierno, Rafael Blanco, apuntó que le parece "fenomental" que todo el mundo vote al PSOE en las elecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios