Alonso ofrece un pacto y reconoce los problemas de personal en el SAS

  • El consejero insiste en la necesidad de convocar una oferta masiva de empleo público y tiende la mano a los grupos para hacer sus aportaciones en la ley de sostenibilidad sanitaria

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, se dirige a la tribuna para intervenir en el Pleno de ayer. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, se dirige a la tribuna para intervenir en el Pleno de ayer.

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, se dirige a la tribuna para intervenir en el Pleno de ayer. / belén vargas

Comentarios 3

Mayor participación ciudadana en la gestión sanitaria y aumento del número de profesionales del SAS. Son los dos globos sonda con los que el consejero de Salud quiso calmar las peticiones de la oposición ayer en el debate general sobre sanidad. En su exposición inicial, Aquilino Alonso versó las bondades del sistema público sanitario de la región: cien millones de actos sanitarios anuales, 96.000 profesionales y una extensa red de centros de salud y hospitales. Pero trufó su discurso de guiños a los dos asuntos candentes que han provocado una contestación social sin precedentes: la precarización del empleo en el SAS y una gestión que peca a veces de opacidad. Y además una oferta de pacto a través de la tramitación de la Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía. La propuesta fue refrendada al aprobarse una resolución de los socialistas con el rechazo del PP y la abstención de IU.

Alonso reconoció haber pedido "más esfuerzo" a los profesionales sanitarios que al resto de trabajadores públicos. Pero también recordó que la Junta inició hace ya un año la recuperación de derechos, como el restablecimiento de jornadas y sueldos a los eventuales. Después echó mano de la tasa de reposición impuesta en 2012, que comenzó al 10%, aumentó al 50% con la mejora económica y ya está en el 100%. El consejero cifró en 10.200 los empleos públicos creados desde 2013, pero hizo un guiño a las peticiones de la oposición al sugerir una convocatoria de una oferta "extraordinaria" si el Ejecutivo "lo permite". El objetivo de estas oposiciones sería cubrir las plazas que dejaron de convocarse cuando la tasa de reposición funcionaba a pleno rendimiento.

Según el relato de Alonso, durante los años duros de la crisis las jubilaciones se cubrían con unos contratos eventuales. Estos puestos de trabajo, tal y como prometió Susana Díaz en el Pleno, ahora pasarán a ser interinos. 14.319 ya están camino de serlo, aseguró el titular de salud "porque la tasa de eventualidad está por encima de lo deseable". Pero también hay otro grupo de 3.500 nuevos empleos que Salud quiere añadir tras la recuperación de la jornada laboral de 35 horas para los empleados públicos, después de varios años con 37,5 horas semanales.

El otro guiño tiene que ver con las manifestaciones de Granada y el resto de capitales, donde los ciudadanos y profesionales pedían a la Junta poder tener voz en la gestión. "Es imposible que el sistema sea sostenible sin la legitimidad de la ciudadanía", señaló Alonso, que después anunció su voluntad de "recuperar espacios efectivos de diálogo" con usuarios y trabajadores para que tengan una "mayor participación en la gestión del sistema sanitario público". "Nos hemos equivocado y estamos dispuestos a rectificar", insistió una y otra vez el titular de Salud.

El consejero se defendió de las andanadas de la oposición al respecto, sobre todo de las del PP. Tanto Juanma Moreno -que se encargó de la segunda réplica- como Carmen Crespo insistieron en los "recortes" realizados por la Junta y en la falta de diálogo. Alonso les contestó aludiendo a los recortes del Gobierno central y les recordó que la fusión hospitalaria de Granada está ya en la mesa sectorial y que la Junta va a retirar el recurso que paralizaba la fusión de Huelva a petición de los sindicatos.

A Isabel Albás, de Ciudadanos, que afeó a Alonso la falta de propuestas, le mencionó planes como el de renovación de las urgencias de atención primaria "consultado con sociedades científicas" o de las urgencias hospitalarias. Juan Antonio Gil, portavoz sanitario de Podemos, insistió en la propuesta de poner en marcha una auditoría externa del SAS y la reversión de las externalizaciones. Este caballo de batalla lo comparte la formación morada con IU, cuya portavoz, Inmaculada Nieto, defendió que en la provincia de Cádiz "el sistema público es el auxiliar del concertado".

Lo que no faltó nunca en el discurso del titular de Salud fue su voluntad de ensalzar al sistema sanitario público andaluz y su contraposición con los modelos de las comunidades gobernadas por el PP. Y repitió en múltiples ocasiones su oferta de diálogo para buscar un consenso de todos los grupos en torno a la Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público. El texto todavía no ha llegado al Parlamento y blinda una financiación "suficiente" para el SAS sin hablar de cifras. Sin embargo, Alonso en la presentación del anteproyecto mencionó un suelo de gasto del 6,5% del PIB andaluz, un dato que no está en el texto que finalmente aprobó el Consejo de Gobierno y luego convalidó el Parlamento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios