Andalucía garantiza que no permitirá quedar "relegada" en el debate sobre el modelo de Estado

  • Miguel Ángel Vázquez ha expresado que la Junta no entiende por qué se quiere dar la espalda a una comunidad que hizo historia al conseguir la igualdad de oportunidades para el conjunto del mapa autonómico.

El Gobierno andaluz ha garantizado este martes que no va a permitir que la comunidad se quede "relegada" en el debate sobre el modelo de Estado, en unos momentos en los que existe un "riesgo real, como ocurrió en 1980, de que se quiera plantear un modelo asimétrico y que intente satisfacer las demandas nacionalistas dando la espalda a los intereses generales" de esta comunidad. 

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo, Miguel Ángel Vázquez, ha expresado que no entienden por qué se quiere dar la espalda a Andalucía, una comunidad que hizo historia al conseguir la igualdad de oportunidades para el conjunto del mapa autonómico. 

En este sentido, ha recalcado que el Gobierno andaluz no se va a permitir que Andalucía se quede relegada. "Esa es la clave que intentó transmitir el presidente de la Junta, ni mucho menos una clave personal u orgánica, sino institucional desde Andalucía para el resto de España, porque existe un riesgo real, como ocurrió en 1980, de que se quiera plantear un modelo asimétrico y que intente satisfacer las demandas nacionalistas dando la espalda a los intereses generales de esta comunidad", ha sentenciado.

Vázquez ha recordado que en la pasada Conferencia de Presidentes, Griñán planteó su modelo de futuro, que consiste en cerrar el modelo autonómico y avanzar hacia uno federal, donde se garantice la igualdad dentro de la diversidad. 

Ha expresado también la preocupación del Gobierno andaluz por que existan "guiones escritos por parte del centralismo de derecha y de los nacionalismos periféricos", que quieren conducirnos a una situación de dos velocidades en el mapa autonómico. 

Asimismo, ha manifestado que el mapa institucional y político que se configura a partir del resultado de las elecciones autonómicas en País Vasco y Galicia es un elemento de preocupación para el Gobierno andaluz, por cuanto los partidos de implantación estatal han perdido mucho terreno, cediendo más de medio millón de votos en estas convocatorias electorales, mientras que las fuerzas nacionalistas han aumentado de manera notable por encima de los 200.000 votos. 

A su juicio, es una realidad que nos obliga a reflexionar y a pensar, tener y defender un proyecto de estado y ha agregado que en ese modelo que se tiene que configurar, Andalucía tiene que estar muy involucrada y tiene que ser partícipe, como han dicho tanto el presidente de la Junta, como su vicepresidente, Diego Valderas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios