Andalucía recorta un 6% sus basuras y se estanca en 516 kilos por persona

  • La comunidad está por debajo de los 588 kilos de media en la Unión Europea · La recogida selectiva y el reciclaje alcanzan el 79% de los residuos urbanos · Casi la mitad de los envases y del cartón ya se reciclan

La producción de residuos urbanos es directamente proporcional al nivel de desarrollo y de consumo. De acuerdo con esta relación, si en 1987 los andaluces generaban casi 250 kilos de basura, veinte años después se alcanzaban los 516 kilos. Un aumento importante en sólo dos decenios que aproxima a Andalucía a la media de 588 kilos de la Europa de los quince -en la de los 27 la tasa baja a 522 porque los países más recientes tienen un nivel de recogida y registro distinto-, y que vendría a confirmar su avance económico. Sin embargo, una mayor concienciación ciudadana y una caída del consumo vienen marcando en los últimos tiempos una tendencia a la baja.

El Informe de Medio Ambiente de Andalucía 2008, elaborado por la Consejería del ramo y presentado el pasado mes de julio, constata que en el cuatrienio 2004-2007, los andaluces han pasado de superar la barrera histórica de los 550 kilos -en 2006- a recortarla progresivamente hasta caer más de un 6% en el último año. Una estabilización que se achaca tanto a estos cambios sociales, como a otros estadísticos, ya que los datos han pasado a ser suministrados por los gestores de los residuos; de ahí la cautela de la Consejería respecto a un posible estancamiento que, por otro lado, no es exclusivo de la comunidad, sino que es un fenómeno generalizado en el entorno europeo.

En lo que sí se constata una evolución más que positiva es en lo que concierne a la recogida selectiva, compostaje y el reciclaje. El 79% de los residuos tienen este destino, algo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que Andalucía ya es la comunidad con más plantas de clasificación de embalajes y vertederos del país -según el último informe de la Fundación Cajamar-, con un total de 352 plantas.

Esta mejora no sería posible sin la colaboración ciudadana. Una respuesta que sigue al alza, como prueban las 174.399 toneladas de papel, cartón y envases ligeros, y las 67.329 toneladas de vidrio, que vienen a suponer un incremento del 20% y del 9%, respectivamente.

Cosa bien distinta es el reciclaje final de lo recogido. Aunque la curva es ascendente respecto a ejercicios anteriores, existe todavía un amplio desfase, ya que sólo el 44% de los envases y el 50,4% del papel-cartón son recuperados para su reutilización. Porcentualmente se queda algo más atrás el reciclaje de vidrio, del que sólo se rescata el 41,2%.

Pero el análisis de esta evolución en la recogida selectiva y el reciclaje no puede medirse sólo en toneladas. También se pueden ver estadísticamente los cambios en el comportamiento de los andaluces. El Ecobarómetro de 2008, realizado por el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA), la Consejería de Medio Ambiente y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), constata que, hoy por hoy, el medio ambiente ocupa la tercera posición en el índice de los asuntos que más preocupan, tras el paro y la vivienda. Y dentro de esa inquietud medioambiental, también están como tercer problema a nivel local los residuos sólidos urbanos, sólo superados por el ruido y la suciedad de las calles. De hecho, las basuras son un asunto que interesa a uno de cada cuatro encuestados.

De acuerdo con este dato, no es de extrañar que un 73% de la población considere que la acción individual sí puede mejorar la situación ambiental, lo que justifica a su vez el auge de conductas responsables como la separación de los residuos, al igual que el ahorro de agua en el hogar o la reducción del consumo energético. Según el Ecobarómetro, la práctica más extendida entre los ciudadanos es, precisamente, la separación de las basuras, que admite realizar un 74,5% de los ciudadanos. La razón está en que se poco a poco se ha ido convirtiendo en un hábito socialmente asumido, como así corrobora el porcentaje de quienes no reciclan ni están dispuestos a hacerlo y que es mínimo: tan sólo un 2%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios