Arenas ratifica la continuidad de la actual dirección del PP-A

  • Los populares preparan el congreso regional de septiembre con la idea de una renovación no traumática · Barajan "dar voz" a personas no vinculadas al partido

Comentarios 4

"Un congreso abierto, dinámico, alegre y optimista, que refleje el estado actual de nuestro espíritu, pese a lo que llueve...". Con sorna concluyó ayer Javier Arenas su intervención en una reunión con senadores y diputados populares. El presidente del PP-A se afana en tranmitir una imagen antagónica a los momentos "difíciles" que vive el partido. Frente a la tormenta, Arenas y los suyos navegan en aguas calmas. Y así debe continuar hasta el congreso regional del PP-A, que tiene septiembre como fecha de referencia y cuya probable sede sería Córdoba, si bien se estudian otras opciones.

El PP pretende que el congreso tenga repercusión en la ciudad que se celebre, de cara a la preparación de las elecciones municipales, y la opción cordobesa reforzaría la imagen del candidato popular José Antonio Nieto, uno de los valores emergentes del partido que no se alzó con la Alcaldía por un pacto entre la IU de Rosa Aguilar y el PSOE.

El presidente del PP-A esbozó algunas de los detalles del congreso regional, "que a partir de la semana que viene se irán madurando", pero fue tajante al ser preguntado por posibles cambios en el comité ejecutivo regional. "En el PP hay cosas que funcionan bien o muy bien, y otras son mejorables; las bases de la dirección se mantendrán porque han conseguido buenos resultados en las elecciones municipales, autonómicas y generales", defendió Arenas. ¿Pero habrá cambios? El presidente del PP-A señaló que la "renovación" se producirá como "suma por adicción", es decir, sin exclusiones traumáticas, y procederá de dirigentes formados en barrios, pueblos y ayuntamientos a los que se dará una "oportunidad".

Entre las novedades, Arenas avanzó que su idea es ir dando entrada a personas que no son militantes, cuestión no prevista en los estatutos del partido. Los compromisarios tendrán voz y voto, y el objetivo de la iniciativa consistirá en "escuchar voces que incluso ideológicamente no coincidan con el partido para aportar propuestas y nuevas ideas", una suerte de "comisión de asesores" formada por expertos en sus áreas.

Al margen de la continuidad de su guardia pretoriana y la posibilidad de nuevas incorporaciones, lo indiscutible en el PP-A es quién lleva el mando. Reafirmado públicamente por los pesos pesados del partido, Arenas insistió en que su etapa en la política nacional ha concluido. Tras rechazar el ofrecimiento de Mariano Rajoy de asumir la secretaría general del PP, Arenas fijó su "dedicación, futuro y pasión" en conseguir la presidencia de la Junta de Andalucía e indicó que sólo accederá a algún cargo más en la eEecutiva del partido -ya ostenta la presidencia del comité electoral- si puede "compatibilizar" ambas funciones.

Arenas reiteró por enésima vez su apoyo a Rajoy en el próximo congreso del PP y se mostró convencido de que será el candidato a la Presidencia del Gobierno en las elecciones generales de 2012. El presidente del PP andaluz se mostró además convencido de que el PP saldrá "fortalecido" y rechazó que se vayan a abordar "tácticas o estrategias", sino que el fin último será reafirmar las señas de identidad del partido, "que tienen que ver con la libertad, con la tradición del humanismo cristiano, con la solidaridad y con el reformismo". Sobre candidaturas alternativas a Rajoy, con el que hoy participará en un acto en Jerez de la Frontera, Arenas señaló que lo ideal sería una "candidatura de integración, porque sólo nos separa un 10%".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios