La Audiencia fija los criterios para elegir la Sala que juzgará a Chaves y Griñán

  • Los magistrados proponen establecer un turno de reparto de "causas complejas" que incluirá aquellos cuyos sumarios superen los 3.000 folios o reúnan al menos a ocho partes en el proceso

Comentarios 1

La Audiencia de Sevilla sigue preparándose para celebrar los juicios derivados de las primeras macrocausas. Los 20 magistrados de las Secciones Penales se reunieron el pasado viernes, 24 de junio, en un plenillo extraordinario para fijar los criterios objetivos que determinarán al final qué Sala será la encargada de enjuiciar la pieza separada del denominado "procedimiento específico" de los ERE, en la que están procesados los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

En la reunión, de la que salió una propuesta sobre la que deberá pronunciarse en las próximas semanas la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), se fijaron unos criterios no para el reparto de esta causa concreta -que no era aparentemente el objeto formal de la reunión, aunque sí en la práctica-, sino para establecer criterios objetivos para el reparto entre las cuatro secciones penales de las causas complejas.

Los magistrados llegaron al acuerdo de considerar que deben ser repartidas en este turno de "causas complejas" aquellas que en principio tengan un volumen de más de 3.000 folios -sin contar los posibles anexos documentales- o aquellas en las que haya al menos ocho partes interviniendo en el proceso, sin contar a la Fiscalía. Si se da una de esas dos circunstancias -volumen de folios o partes personadas- la causa irá a este turno específico de reparto.

Lo que no quedó del todo definido -a la espera del acta del plenillo que aún se está redactando y que será enviado al TSJA- es por qué sección y cuándo comenzará a contar este turno específico de las causas complejas. Algunas fuentes apuntan a que podría incluso realizarse un sorteo entre las cuatro secciones penales -Primera, Tercera, Cuarta y Séptima- para fijar el inicio del mismo, y a partir de ahí seguir por el orden numérico de las Salas. En cualquier caso, la Sección Séptima no podría enjuiciar a los ex presidentes dado que es el tribunal que está resolviendo todos los recursos derivados de esta macrocausa y por lo tanto se entiende que está "contaminada" a efectos de enjuiciamiento.

El presidente de la Audiencia de Sevilla, Damián Álvarez, ya dijo en mayo pasado que en esa reunión de los magistrados de las secciones penales se iba a abordar precisamente y entre otras cuestiones el "reparto de asuntos de especial complejidad", para tratar de buscar una fórmula para que esas macrocausas se repartan entre las distintas secciones penales, ya sea por el volumen del asunto en cuestión o el número de acusados, con la idea de que si a un tribunal ya le ha correspondido un asunto complejo no le vuelva a tocar el enjuiciamiento de otro hasta que el resto de secciones también hayan enjuiciado alguno de estos macroprocesos.

La idea es que "no haya sangre, que no haya nadie que salga perjudicado" en el reparto de los ERE, bromeó en su momento el magistrado, que no descartó que el primero de los juicios, el del procedimiento específico, tengan que celebrarse en otro edificio ajeno a la Audiencia por falta de espacio, dado el volumen de investigados que hay actualmente en esta pieza desgajada del sumario principal de los ERE, que asciende a 26 personas, en su mayoría ex altos cargos de la Administración, después de que el instructor archivara la causa contra 24 investigados.

El presidente de la Audiencia explicó a los periodistas que había propuesto para su inclusión en la memoria del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) la creación de una nueva Sección de la Audiencia, la Novena, que tendría competencias en materia penal, para dar respuesta precisamente a la "calidad, complejidad y extensión de los asuntos que están por venir".

La nueva sección por la que aboga Damián Álvarez debería existir para "absorber el aluvión de asuntos de las macrocausas", ya que, según puso de manifiesto cada vez están llegando a la Audiencia más asuntos y "más complicados", que exigen que el tribunal tenga que celebrar muchas sesiones de un mismo juicio, como ocurre con el caso del proceso que comenzará en abril del año próximo al ex mandatario del Real Betis Manuel Ruiz de Lopera, que está procesado por delitos societarios.

Damián Álvarez destacó la complejidad técnica de estos asuntos que requieren una "dedicación casi en exclusiva", ya que no es lo mismo que juzgar un robo en un supermercado, citó como ejemplo. Pero la petición de creación de esa nueva sección de lo Penal no ha sido asumida por el TSJA en su memoria de 2015, lo que otorga más importancia al reparto que pueda hacerse de los juicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios