Bretón irá a juicio el 10 de abril por darle una bofetada a su hijo

  • El procesado por doble asesinato se enfrenta a un año de cárcel por un supuesto delito de maltrato que tuvo lugar cuando el menor chupó una mesa en un bar

Comentarios 6

José Bretón se sentará por primera vez en el banquillo de los acusados el próximo 10 de abril. La vista se celebrará en el Juzgado de lo Penal número 3, donde el presunto asesino de Ruth y José tendrá que dar una explicación por la bofetada que, supuestamente, le propinó a su hijo pequeño en agosto de 2011 en un establecimiento de comida rápida en Córdoba capital. El magistrado Miguel Ángel Pareja será el responsable de dictar esta primera sentencia contra Bretón, para quien la Fiscalía solicita nueve meses de cárcel y la acusación particular, un año de prisión.

La agresión habría tenido lugar "en un momento no determinado" de la tarde noche de un sábado de agosto del año pasado, cuando el individuo se encontraba con los pequeños Ruth y José en el centro comercial El Arcángel. El Ministerio Público relata en su escrito provisional de acusación que, "en un momento en que el hijo del acusado se puso a chupar una mesa del establecimiento en que se encontraban, el acusado le dio un bofetón en la cara, sin que dicha acción le causara al menor lesión alguna".

El fiscal concluye que los hechos constituyen un delito de maltrato de obra en el ámbito familiar. Además de nueve meses de prisión, el fiscal propone que el juez imponga a Bretón la privación del derecho a la tenencia y porte de armas por un periodo de dos años y una medida de alejamiento respecto al domicilio donde vivía el menor durante el mismo tiempo.

La supuesta agresión de Bretón hacia su hijo salió a relucir durante el interrogatorio que el juez instructor del doble asesinato, José Luis Rodríguez Lainz, efectuó el pasado 3 de mayo a unos amigos de Bretón que habrían sido testigos del suceso. Durante la vista oral del próximo abril, aparte del encartado, en el juicio sólo declarará una amiga del matrimonio que fue testigo de los hechos. Ruth Ortiz no ha sido llamada a declarar, ya que cuando el padre le propinó supuestamente el bofetón ella se encontraba haciendo un pedido.

La abogada de la acusación particular, María del Reposo Carrero, expone en su informe que la reacción del imputado para "reprimir" al niño supone "una conducta antijurídica no tolerable ni excusable por el Código Civil. "El menor ni lloró ni se quejó por la agresión, simplemente se quedó inmóvil", relata la abogada. Ruth Ortiz desconocía, por ello, tales hechos, hasta que la testigo declaró ante el juez instructor.

La abogada agradeció ayer la colaboración de los peritos que han contribuido a "esclarecer" el caso, y consideró que con la comparecencia de los expertos el pasado viernes "se cerró una importante etapa en el proceso", puesto que todos reiteraron "con rotundidad" que los restos aparecidos en la hoguera eran "humanos". La abogada recordó que la perito que realizó el primer informe, Josefina Lamas, "aclaró y rectificó" su informe y reconoció "su error y pidiendo disculpas especialmente a la madre de los menores, Ruth Ortiz, asumiendo las responsabilidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios