manifestación en granada

Cabreo para parar un tren

  • Mil personas se concentran ante la Subdelegación del Gobierno para pedir a Fomento 417 millones por los mil días de aislamiento ferroviario

Manifestación ayer en Granada para reclamar a vuelta de las conexiones por tren tras más de mil días de aislamiento ferroviario. Manifestación ayer en Granada para reclamar a vuelta de las conexiones por tren tras más de mil días de aislamiento ferroviario.

Manifestación ayer en Granada para reclamar a vuelta de las conexiones por tren tras más de mil días de aislamiento ferroviario. / Carlos Gil

Como si de un triste cumpleaños se tratara, ayer hubo un manifestante por cada día sin trenes. En torno a mil personas por los 1.014 días de aislamiento ferroviario se concentraron frente a la Subdelegación del Gobierno en Granada con el apoyo entusiasta de la plataforma Pro-soterramiento por el AVE de Murcia que se hermanó con la Marea Amarilla de Granada, intercambiando camisetas al final del acto como en los partidos de fútbol.

Plazos concretos para la llegada del AVE, ejecución de la Variante de Loja, reconexión por Moreda y un compromiso explícito por el soterramiento de las vías volvieron a ser el eje de las reivindicaciones con un nuevo matiz: los integrantes de la Mesa del Ferrocarril -a excepción del PP- comenzaron ayer a reivindicar la deuda histórica del Gobierno con Granada a costa de la desconexión ferroviaria y la cuantificaron en más de 400 millones de euros.

Un centenar de personas con cascos vikingos ponen 'ardor guerrero' a la protesta

En todo caso, mil personas para exigir un AVE de primera para Granada vuelve a quedar lejos de lo que se puede encuadrar en una manifestación multitudinaria, a lo que tampoco ayudó el frío ni la lluvia que amenazó el acto durante toda la mañana. Y eso que el centenar de personas llegadas desde Murcia demostraron su ímpetu desde el primer momento, con consignas de guerra de trincheras con las que aparecieron por la esquina del edificio de La Normal para acabar fundiéndose con la Marea Amarilla frente a la Subdelegación, como esos refuerzos que aparecen en las películas bélicas en el momento más desesperado.

De hecho, irrumpieron con cascos de vikingo dispuestos a intervenir en la guerra fría del AVE a Granada en una jornada que también tuvo repercusiones en la vecina Almería, donde un periódico local tituló en portada el día anterior: "Granada y Murcia claman por un AVE que tendrán este año".

En esta movilización convocada por la Mesa del Ferrocarril participaron todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento a excepción del PP, cuyo presidente provincial, Sebastián Pérez, calificó el acto como "otro ridículo monumental" del PSOE. "¿Dónde estaban ellos contra la fusión hospitalaria y 150.000 granadinos?", señaló Pérez en un tuit que fue ampliamente contestado en las redes sociales.

Por su parte, la delegada del Gobierno de la Junta, Sandra García, pidió "respeto" para Granada y la vuelta "de inmediato" de los trenes por la vía de Moreda "independientemente de las obras del AVE que todavía se están ejecutando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios