Cepsa apunta que su vertido en Huelva fue por un impacto externo en una tubería submarina

  • La compañía mantiene activos sus dispositivos de vigilancia en las zonas costeras afectadas

Una semana después del incidente en la monoboya de la refinería La Rábida de Cepsa en Huelva la empresa difundió ayer las posibles causas del vertido de crudo provocado durante la descarga del petrolero RCF Caucasus: se trataría de una fisura por un posible impacto de un agente externo en la línea submarina de descarga de hidrocarburo. Ésta, según explicó Cepsa, tiene un revestimiento asfáltico con hormigón y protección catódica, y transcurre sobre el lecho marino a lo largo de 10.400 metros.

El primer examen del informe de la investigación abierta, dirigido y supervisado por una empresa independiente, revela una pérdida del hormigón que recubre esta tubería submarina, "lo que sugiere un posible impacto de algún agente externo", si bien la tubería fue reparada de inmediato tras su localización, mediante la intervención de "un equipo especializado de buceo que aplicó soldadura en frío con resinas especiales y envoltura de acero". Una vez acometidas las tareas de contención y eliminación, la compañía ha reanudado, tras la pertinente autorización administrativa, la operación de descarga de crudo con todas las garantías.

Mientras Cepsa continúa la investigación, asegura que mantendrá sus dispositivos de vigilancia en las zonas afectadas. Desde que se produjo el siniestro, un contingente humano, formado por más de 260 personas, fue enviado para limpiar y revisar las playas afectadas. Desde la mañana del jueves 30 de julio hasta las 12:00 de ayer, se han recogido en el litoral onubense y gaditano unas 370 toneladas de arena con pequeños restos de crudo que se calculan en 8,5 toneladas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios