Chaves pide a los ayuntamientos "arrimar el hombro" ante la crisis

  • Insta a que no se retrase ningún proyecto e inversión y exige austeridad en el gasto corriente · La Junta y las ocho diputaciones libran 45 millones para aliviar la situación financiera de algunos municipios

Comentarios 2

Muy lejos quedó ayer el término desaceleración económica de su discurso de investidura y de los primeros debates parlamentarios de esta legislatura para referirse a la "difícil" coyuntura actual. El presidente andaluz, Manuel Chaves, habló de "crisis", y para paliar sus efectos y "salir lo antes posible y en las mejores condiciones", hizo un llamamiento a "arrimar el hombro" a todas las administraciones, en especial los ayuntamientos, por su condición de administración más cercana al ciudadano.

Ante el parón "severo" del sector de la construcción, una de las principales fuentes de ingresos de las arcas municipales, Chaves invitó a los ayuntamientos a que, al igual que la Junta, activen los resortes para imprimir "agilidad" a los trámites para obras y licencias para actividad, de manera que ningún proyecto e inversión viables acumulen retraso alguno. A esto añadió un elemento más: austeridad en el gasto corriente y el mantenimiento de la inversión pública.

"Tensar esfuerzos y movilizar capacidades" fue en lo que resumió el presidente andaluz la receta para aliviar la crisis, de la que mostró su preocupación por su incidencia en los sectores más sensibles, desde trabajadores y empresas -sobre todo, pymes- a las familias con menos recursos.

Pero para la puesta en práctica hacen falta recursos y son muchos los ayuntamientos que hoy por hoy tienen sus cuentas en números rojos y están imposibilitados para mantener el nivel de calidad en los servicios. Tras el bloqueo del acuerdo de financiación local, eclipsado por el proceso de discusión de la financiación autonómica, la Junta se ha visto obligada a tener un gesto con las entidades locales: un plan excepcional, conveniado con las ocho diputaciones, por el que se librarán 45 millones de euros -15 a cargo de la Administración autonómica y 30 de las provinciales- en subvenciones o préstamos para aligerar la carga financiera negativa de los que cumplan ciertos "criterios objetivos".

Con este programa, Chaves quiso demostrar la vocación municipalista del Ejecutivo, que reforzó con los pasos ya dados en sus cien días de gobierno, como la constitución del Consejo de Concertación Local, el registro en el Parlamento del proyecto de la Ley de Grandes Ciudades y el compromiso de que en el primer periodo de sesiones de 2009 estén en la Cámara las leyes de Régimen Local y Participación de las Entidades Locales en los tributos propios de la Comunidad autónoma.

A pesar de que los presupuestos andaluces de 2009 vendrán marcados por el "rigor y la austeridad" y pocas partidas tendrán un incremento del 25%, ese es el porcentaje previsto para el Fondo de Nivelación Municipal -ascendió en 2008 a 127 millones de euros, por lo que se alcanzarán los 159 millones-, mientras que ya está comprometida la duplicación de las ayudas que reciben los municipios con mayor índice de inmigración para favorecer la integración.

El presidente de la Diputación de Jaén, Felipe López, que ejerció de portavoz del resto de presidentes, aplaudió el valor de este Plan de Apoyo Financiero a los Municipios como medida "transitoria", pero aspiró a que se materialicen otras "estables" como las "nuevas cifras" que garanticen la suficiencia financiera y que deben pactar la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Ministerio de Economía, para "ser lo más eficaces posible en prestación de servicios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios