Chaves pide a sus parlamentarios rapidez en la tramitación de leyes

  • Exige que su trabajo sea "visible" y que huyan de la crispación y la descalificación a la oposición · Arenas dice que el PSOE carece de credibilidad al pedir consenso

Más celeridad en la tramitación de leyes y más cercanía al ciudadano. Esta fue la consigna que ayer lanzó el presidente en funciones de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, a los 55 diputados del Grupo Socialista en su primera reunión parlamentaria, previa a la toma de posesión de sus escaños en la Cámara el próximo jueves. Dos elementos que consideró les obligan a ser "visibles" ante la sociedad y que, unido a la mayoría absoluta que ostentan y a la acción de un gobierno de mismo signo en Madrid, les servirán para abordar en las "mejores condiciones" y ganar el próximo reto electoral de 2012.

Ante la premisa de que esta debe ser una legislatura marcada por el consenso, Chaves les conminó también a "huir de la crispación y la descalificación" y ejercer una "acción política tranquila y respetuosa" con la oposición, independientemente de la estrategia que ésta pueda adoptar. Y un primer paso en este sentido fue la reunión que anunció para hoy con PP e IU para acordar la configuración de la Mesa del Parlamento y las presidencias de las distintas comisiones, a la que aseguró que el PSOE acudirá partiendo "de cero". Otra prueba de esta "voluntad" de pacto la situó en la convocatoria que, una vez se constituya el nuevo Ejecutivo, hará "por separado" a ambos partidos para analizar el desarrollo del nuevo Estatuto andaluz y cuyo punto "más urgente" será la cuantificación de la deuda histórica, y a la que seguirán el debate de la financiación autonómica y las leyes que regulen los nuevos derechos sociales.

Con estos ejemplos, Chaves quiso así desmontar el "tópico del rodillo" del que se acusa al PSOE y del que apostilló que "nada de nada", más aún teniendo en cuenta los resultados de la legislatura que acaba de concluir, de la que recordó que 28 de las 57 leyes que salieron adelante contaron con el respaldo de más de un partido, incluso 16 de ellas fueron aprobadas por unanimidad.

No obstante, esta actitud dialogante de antes y ahora no quiso llevarla hasta el "voluntarismo", ya que mostró cierto escepticismo al rumbo que PP e IU puedan adoptar tras sus respectivos congresos -previstos para el mes de junio-, en especial, en el caso de los populares, a los que recriminó por haber ya dicho "no" a su investidura como presidente autonómico sin saber el contenido de su discurso ni de su programa de gobierno.

Precisamente, el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, se mostró ayer convencido de que Chaves no tiene "credibilidad" alguna para hablar de consenso y de diálogo en esta nueva legislatura que comienza, después del balance de los últimos cuatro años. "Hemos terminado una legislatura en la que no se ha aceptado ni una sola enmienda de nuestro partido a los presupuestos de la comunidad ni se ha permitido, por parte del PSOE, la creación de una sola comisión de investigación, al tiempo que el Consejo de Gobierno ha dejado sin respuesta más de 1.000 preguntas por escrito de los diputados", indicó el dirigente popular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios