Chaves se propone corregir las políticas educativas, urbanísticas y de Justicia

  • Fija un calendario de compromisos inmediatos en materia social, infraestructuras e impuestos · Impulsará acuerdos con empresarios y sindicatos para paliar la desaceleración económica · El desarrollo del Estatuto, eje de la VIII Legislatura

Comentarios 100

Una amplia oferta de acuerdos a la oposición para el desarrollo del Estatuto, un llamamiento al consenso con los agentes sociales para paliar la desaceleración económica, rebajas fiscales de apoyo a las familias y una dosis de autocrítica poco habitual por las políticas desarrolladas en materia de urbanismo, justicia y educación compusieron ayer la columna vertebral del discurso de investidura ante el Parlamento de Manuel Chaves, quien hoy será elegido como presidente de la Junta por sexta vez consecutiva.

El candidato socialista, que inició su intervención con un recuerdo para las víctimas del terrorismo, se dirigió en los primeros minutos a PP e IU y a los agentes sociales para proponerles una apuesta por el consenso en diversos frentes bajo el principio de que los resultados electorales "no puede ser una trinchera que divida o excluya a una parte de la ciudadanía".

A empresarios y sindicatos les propuso actuar de forma conjunta para dar respuesta a una situación económica, que achacó a una coyuntura internacional, "menos favorable y que plantea más incertidumbres" . Cuatro serán los ejes de actuación: acelerar la inversión en obra pública para ayudar a empresas y trabajadores -30.000 millones hasta 2013-, rebajar algunos impuestos, actuar en el mercado de trabajo para formar a trabajadores afectados por las crisis -especialmente, en la construcción- y medidas sociales en materia de educación, sanidad y pensiones.

En relación con los partidos, el acuerdo pasa, entre otros puntos, por la aprobación de un paquete de leyes sociales recogidas en el Estatuto, la evaluación de la deuda histórica, el traspaso del Guadalquivir, el sistema de financiación autonómica, el nombramiento de la nueva dirección de RTVA y la modernización de los servicios públicos.

En este último aspecto y en línea con el Gobierno de Zapatero, Chaves se detuvo para hacer una lectura crítica sobre la situación de la Justicia a raíz de casos como el de la pequeña Mari Luz o el injusto encarcelamiento del gaditano Rafael Ricardi. El objetivo, afirmó, es que la administración judicial "esté a la altura de la sociedad moderna que ya somos y con la que hoy, hemos de reconocerlo, no contamos". Dos de sus propuestas fueron la puesta en marcha de un plan de calidad y la creación de nuevos juzgados allí donde más litigiosidad existe.

El presidente en funciones admitió otra de sus asignaturas pendientes: la educación, que concretó en el bajo rendimiento escolar, el abandono prematuro de los estudios y la difícil convivencia escolar que se da en algunos centros. Las soluciones: 15.000 nuevos docentes y 2.200 personas de administración y servicios, incentivos de hasta 7.000 euros para el profesorado por buenos resultados académicos y reducción del número de alumnos, principalmente.

Tampoco se mostró conforme con la situación de la ordenación del territorio y el urbanismo pese a subrayar que en los últimos años se ha aprobado un amplio paquete legislativo que pretende poner orden. En este punto admitió que "es cierto que estas normas han podido generar inquietud en algunos sectores", como la construcción, y que existe "un evidente retraso" en la redacción de los planes subregionales de las grandes aglomeraciones urbanas y del litoral.

Otro de los asuntos pendientes es la inmigración, "un fenómeno que no debemos percibir como un problema, sino como una realidad". Invertir en formación en los países de origen y favorecer la "plena integración" de los extranjeros fueron dos de los objetivos expuestos por el candidato.

En una tribuna de invitados con amplia representación institucional, la nota destacada fue la ausencia de miembros de la dirección del Partido Andalucista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios