Condena de 66.350 euros por dejar tuerto a un amigo

  • El disparo fue realizado por el autor de forma accidental

Un joven deberá pagar una multa de 300 euros e indemnizar con 66.350 euros a un amigo al que dejó tuerto del ojo izquierdo tras dispararle accidentalmente, según recoge la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

Según recoge la resolución, los hechos ocurrieron en la tarde del 23 de septiembre de 2006 cuando el condenado -que responde a las iniciales de R.F.D.- se encontraba junto a un grupo de amigos en un cortijo de su propiedad, dentro del Paraje Natural de la Sierra de Dúrcal.

En torno a las 18:00 horas, el procesado cogió una carabina de aire comprimido y salió del cortijo para preparar blancos a los que disparar. Al terminar, el joven volvió a entrar en la vivienda llevando la carabina cogida con una mano y apoyada a la altura de la caldera con el cañón apuntando hacia delante. En esa posición, "sin haber comprobado previamente si la carabina estaba o no cargada, comenzó a hablar con uno de sus amigos".

Durante la conversación, el condenado, que tenía la mano puesta en el gatillo, según recoge la resolución judicial, giraba el cuerpo y se movía constantemente hacia atrás y hacia los lados, lo que hizo que "inadvertidamente" apretara el gatillo y disparara alcanzando a su amigo en la cara.

El disparo le causó un traumatismo ocular en el ojo izquierdo por penetración de cuerpo extraño, del que tardó en recuperarse 107 días y le ha dejado secuelas. El Ministerio Fiscal, en sus conclusiones provisionales, calificó los hechos constitutivos de un delito de lesiones por imprudencia, si bien en el juicio oral, lo rebajó a falta de lesiones por imprudencia leve, manteniendo la multa de 300 euros y la indemnización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios