Condenadas a cuatro años dos mujeres por denunciar una agresión sexual falsa

  • Las acusadas aseguraron que fueron obligadas a mantener relaciones con tres estudiantes en un piso de Ciudad Jardín

Contradicciones, negaciones y excusas difíciles de creer. El Juzgado de lo Penal número 4 ha condenado a cuatro años de prisión a dos cordobesas de 29 y 32 años por presentar una denuncia falsa contra varios jóvenes por una violación que nunca se produjo. La sentencia considera probado que en la madrugada del 20 de septiembre de 2003 las procesadas -R. R. S. y R. G. M.- conocieron en las cercanías de un pub de Ciudad Jardín a tres estudiantes y, tras entablar una conversación con ellos, decidieron subir al piso de los chicos. La resolución judicial considera que las acusadas "decidieron entrar en una de las habitaciones con el fin de mantener sexo" y, una vez finalizada la relación, todos se marcharon de la casa, "sin que conste que las acusadas fueran obligadas contra su voluntad".

Pero, por motivo que no ha llegado a acreditarse y sin saber exactamente qué ocurrió, pasadas las 06:00 de aquel día las mujeres fueron a Comisaría y aseguraron que habían sido víctimas de una agresión sexual y que una de ellas, incluso, había sido penetrada vaginalmente. Los agentes trasladaron a las supuestas víctimas al Hospital Reina Sofía, pero los facultativos no hallaron indicios de la supuesta violación.

Las acusadas, sin embargo, continuaron con su historia en una declaración posterior ante los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía. Una de las declarantes -según reproduce la sentencia- expuso que los jóvenes las rodearon en la plaza de toros, donde ellas habían aparcado su vehículo, y allí les obligaron a entregarles los objetos de valor que portaban a punta de navaja y fueron conducidas al piso contra su voluntad. Una vez en el inmueble, las mujeres aseguraron que habían sido obligadas a consumir cocaína y a practicar sexo en un ambiente de gran violencia.

Las acusadas confirmaron su denuncia en el juzgado de instrucción, por lo que el caso continuó adelante hasta que el Cuerpo Nacional de Policía localizó a los sospechosos y los interrogó. Los jóvenes -tres estudiantes- reconocieron que habían mantenido relaciones con las denunciantes, pero negaron los cargos. Tan grandes fueron las contradicciones halladas por los agentes que los denunciados quedaron en libertad y se inició una investigación contra las dos mujeres, que finalmente han sido condenadas a cuatro años de cárcel por denuncia falsa y falso testimonio.

El Juzgado de lo Penal número 4 enumera hasta 13 contradicciones en la declaración de las dos procesadas. Así, por ejemplo, la sentencia pone en duda que una de las mujeres fuera arrastrada hasta la habitación por el cabello, pues los médicos forenses no encontraron lesiones. También señala la resolución que las encartadas indicaron inicialmente que el móvil de la agresión había sido un robo, pero las chicas ni siquiera perdieron el bolso. Durante la vista oral, el compañero de piso de uno de los denunciados recordó que había oído a una de ellas decir desde el interior de una habitación: "Que pase el siguiente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios