Condenan al SAS por la muerte de un bebé al nacer en Puerto Real

  • El juez impone una indemnización de 25.000 euros para la madre por una asistencia negligente durante el parto

El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 13 de Sevilla ha condenado al Servicio Andaluz de Salud y a su aseguradora Zurich a indemnizar con 25.000 euros a M. J. C. por la muerte de su bebé tras una actuación médica negligente durante el parto.

Los hechos se remontan al 26 de enero de 2009 cuando M. J. C, embarazada de alto riesgo, acudió a las Urgencias del Hospital de Puerto Real por molestias. "Llegué a las diez de la mañana a las Urgencias, donde permanecí hasta las cinco de la tarde. No me encontraba bien. Me dijeron que tenía gastroenteritis", recuerda esta madre. Ante este diagnóstico, M. J. se mostró disconforme y pidió la asistencia de un ginecólogo para comprobar el estado de su bebé. Su gestación ya había cumplido. "La respuesta fue: por la tarde no hay ginecólogo y tendría que venir mañana", lamenta.

Esta mujer regresó a Benalup, donde reside, pero de madrugada comenzó a encontrarse cada vez peor y rompió aguas. Decidió volver a las Urgencias. "Entre Benalup y el Hospital de Puerto Real el trayecto es de 45 ó 50 minutos, así que cuando llegué de nuevo eran ya en torno a las 5:45", recuerda. Entró en la Unidad de Cuidados Intensivos. Los médicos ya no podía hacer nada por el bebé. El sufrimiento fetal antes de nacer terminó con su vida. M. J. tenía entonces 37 años. Este duro golpe le obliga a recibir atención y tratamiento psicológico.

Ahora el juez ha reconocido en la sentencia, que no es firme y que previsiblemente será recurrida por el SAS, que la asistencia sanitaria prestada a M. J. en la visita a Urgencias del día 26-1-2009, cuando estaba de 39 semanas de gestación, "fue incompleta, ya que se omitió la realización de un control cardiotocográfico del estado fetal que, aunque no se puede asegurar, hubiera podido modificar la conducta obstétrica y evitado el fallecimiento del feto".

El abogado de la familia, José Luis Ortiz, especialista en derecho sanitario en Bufete Ortiz Abogados, recuerda que el feto tenía un peso al nacer de 2.850 gramos, estaba completamente formado, y no presentaba ningún tipo de malformación. El sufrimiento fetal, que no fue detectado porque la madre no estaba monitorizada ni le realizaron ningún tipo de control con registro cardiotocográfico, privó a esta mujer tener un bebé sano. El Consejo Consultivo reconoció errores en esta asistencia tras valorar la reclamación administrativa y cifró la indemnización en 18.000 euros, cuantía "insuficiente" para la familia, que recurrió al juzgado. El juez ha estimado parcialmente la demanda y eleva la indemnización a 25.000 euros por la pérdida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios