La defensa de los imputados niega racismo en los hechos de CorteganaEl Defensor del Paciente pide a Salud aclarar una muerte tras una liposucción

  • Los abogados reconocen que hubo "ira" en la manifestación tras la muerte de un jovenUna mujer falleció tras estar cinco meses convaleciente y someterse a tres operaciones

Comentarios 1

Los ocho abogados que ejercen la defensa del alcalde de Cortegana, Antonio Marín (IU), y los otros doce imputados por los presuntos delitos de desórdenes públicos y de daños con el agravante de "racismo" tras los incidentes contra la comunidad gitana registrados en Cortegana el 16 de enero de 2005 negaron ayer que hubiera habido "provocación al odio racial", pues "sólo hubo ira e indignación". Los altercados se produjeron en el transcurso de la protesta organizada por el Ayuntamiento tras la muerte del vecino Mateo Vázquez el 1 de enero.

Durante la tercera y última sesión del juicio que se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal número 2 de Huelva desde el pasado lunes, en el que han declarado más de 50 personas entre acusados y testigos, los abogados de la Defensa coincidieron en que la manifestación "no estaba dirigida contra una etnia en concreto, sino contra un grupo de personas, acusadas del asesinato de Mateo, que resultaron ser gitanas". "Es algo accidental", incidieron los letrados.

La asociación El Defensor del Paciente solicitó ayer a la Consejería de Salud de la Junta que inicie una investigación de oficio para determinar las causas que han concurrido en la muerte de una mujer de 44 años, tras haberse sometido a una liposucción en la clínica privada Hospital Doctor Pascual dela capital malagueña.

Los familiares de la víctima, que falleció tras cinco meses de convalecencia y dos operaciones posteriores en el Hospital Carlos Haya a raíz de las secuelas, han denunciado a los cirujanos de la clínica por "negligencia" y supuesta "mala praxis" durante la intervención de la mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios