Crespo ofrece colaboración ante la crisis al Gobierno de Andalucía

  • La nueva delegada del Ejecutivo central en la comunidad tiende la mano a Griñán porque "de todos depende el bienestar de esta tierra" · Sáenz de Santamaría pide unidad para luchar contra el paro

Comentarios 8

Carmen Crespo, ya ex alcaldesa de Adra (Almería), juró ayer su cargo como delegada del Gobierno central en Andalucía. Estuvo arropada por la vicepresidenta, ministra de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo de Rajoy, Soraya Sánez de Santamaría, algunos de sus más significados compañeros de partido en Andalucía y, por supuesto, su familia, en un acto que contó con la presencia del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán y diversos representantes institucionales, como es habitual, del ámbito militar y gubernativo, eclesiástico y de la sociedad civil andaluza. Crespo, tras los agradecimientos de rigor, explicó para qué quiere estar en el cargo de delegada del Gobierno: "Los andaluces y los españoles piden un esfuerzo de humildad, respeto y sacrificio a los gobernantes. De nuestro esfuerzo depende el bienestar de muchas familias andaluzas". Con ese espíritu, Crespo no dudó en tender la mano a la Junta de Andalucía, porque "me debo a los andaluces independientemente de cuáles sean sus ideas. Me comprometo a servir con lealtad y respeto para solventar problemas, no para crearlos", precisó.

La delegada del Ejecutivo de Rajoy en la comunidad afirmó buscar "una colaboración especial" con el Gobierno de Andalucía. "Estamos en un periodo electoral y estaremos a la altura de las circunstancias", dijo Crespo, que remarcó su empeño en ayudar a "recuperar el protagonismo perdido de España y Andalucía".

Por su parte, Soraya Sáenz de Santamaría aprovechó su primera intervención pública en Andalucía como ministra y portavoz del Gobierno para señalar la necesidad de coordinación en el funcionamiento de las diferentes administraciones del Estado: "Hay que aunar criterios frente a la crisis" en un esfuerzo que debe centrarse en "generar actividad económica y paliar los efectos de la crisis sobre las familias". En este contexto, Sáenz de Santamaría destacó las cualidades de Crespo para el diálogo y la definió como "un puntal decisivo para trasladar a Mariano Rajoy" la realidad andaluza. Además, Saénz de Santamaría resaltó la importancia de la figura del delegado del Gobierno "como nexo de unión con la Administración y el conjunto de los ciudadanos".

La flamante ministra de la Presidencia y portavoz del Gobierno hizo alusión a las medidas que el Ejecutivo de Rajoy quiere poner en marcha "con el objetivo de crear empleo" en el ámbito de la simplificación administrativa, en la necesidad de "hacer más con menos". Por ello, Sáenz de Santamaría reclamó "un pacto de austeridad y eficiencia en las administraciones". Quiso además vincular estas ideas con un objetivo social inmediato, la actualización de las pensiones: "Casi 900.000 andaluces tienen las pensiones congeladas. Es de justicia actualizarlas. Busquemos otros ajustes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios