Culmina una operación contra envíos de hachís desde África

  • La Guardia Civil interceptó en Ronda un autogiro que transportaba 110 kilos de droga y detuvo al piloto

La Policía Nacional y la Guardia Civil dieron ayer por culminada una operación contra un intento de introducción de droga desde Marruecos hacia España, que conllevó la detención de cuatro personas y que tuvo su punto álgido el pasado 31 de diciembre cuando agentes de la Guardia Civil de Ronda, apoyados por un helicóptero del instituto armado, lograron hacer aterrizar a un autogiro cargado varios fardos que contenían 110 kilos de hachís.

En aquel momento, como ya contó este periódico, los agentes lograron detener al piloto del autogiro, que no opuso resistencia y que fue conducido hacia las dependencias del cuartel de Ronda junto a los fardos que se encontraban en el asiento trasero del pequeño helicóptero, aunque el piloto se había desecho de los elementos de navegación.

Aquella interceptación fue posible gracias a la información que había recabado los agentes tras obtener información sobre que se estaba preparando un envío de hachís desde el norte de Marruecos a España y que sería realizado mediante la utilización de un autogiro para hacerlo vía aérea.

El acoso del helicóptero de la Guardia Civil hizo al piloto del autogiro desistir en su vuelo de la droga y aterrizar en el paraje conocido como Llanos de Aguaya en Ronda, en el que se ubica una pista de aterrizaje de tierra que suele ser utilizada por las avionetas de fumigación y los ultraligeros de uso doméstico, por lo que cuenta con un pequeño hangar, al que los agentes de la Guardia Civil que custodiaban el aparato lo dirigieron en un primer momento para guardarlo. Hasta allí había llegado un amplio dispositivo terrestre de patrullas del instituto armado que colaboraron en la persecución aérea desde tierra.

Fuentes próximas a la investigación explicaron que la utilización de este tipo de aparatos por parte de las narcotraficantes es frecuente, al ser complicada su detección por parte de los radares por su vuelo a baja cota, lo que les permite también el pasar más desapercibidos una vez que están volando sobre tierra.

Una vez conseguido uno de los principales objetivos, que fue la incautación del hachís y la detención del piloto, entró en funcionamiento la segunda fase de la operación para tratar de detener al resto de la organización, algo que los investigadores creen haber logrado con la detención de otras tres personas y la localización de un segundo aparato. En este caso, un ultraligero que se encontraba guardado en un hangar situado en Villanueva del Trabuco.

Además de estas detenciones, los agentes han logrado incautar 17.500 euros en efectivo, dos vehículos, varios equipos de navegación, tres ordenadores y 19 teléfonos móviles, que se creen que formaban parte del material del que disponía la organización desarticulada.

El Ministerio del Interior informó ayer de que la exitosa operación era el resultado de la actuación conjunta entre los agentes del grupo Greco Costa del Sol perteneciente a la Udyco central de la Comisaría General de la Policía Judicial, junto con la UOPJ de la Guardia Civil de Barbate (Cádiz).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios