Daos la paz, pero de lejos

  • El deán de la catedral de Málaga aboga por evitar la trasmisión de la gripe A en los contactos entre feligreses y propone cambiar algunos gestos de la liturgia.

La Iglesia, tan firme e inamovible en otros preceptos, no sabe muy bien cómo afrontar la gripe A, esa enfermedad que propaga el virus H1N1 y cuyo mejor vehículo es el contacto entre humanos. Éste está presente en no pocos instantes de la liturgia católica. En la misa, los feligreses estrechan sus manos, se besan, se abrazan y comparten el agua bendita. Hay otros acontecimientos religiosos -algunos de ellos multitudinarios en Andalucía- como son los besamanos y los besapiés de las imágenes religiosas que también podrían facilitar la expansión del contagio.

Las recomendaciones de las autoridades sanitarias pidiendo que se evite el mojarse las manos en las pilas de agua bendita o que se besen reliquias, e incluso que el instante de darse la paz durante la misa quede limitado a un gesto reverencial con la cabeza, han tenido una acogida bien diversa en las distintas diócesis andaluzas. Unas han hecho oídos sordos, otras han mostrado más atención.

Donde mayor eco ha encontrado el Gobierno, de momento, ha sido en Málaga. El deán de su catedral, Francisco García Mota, tiene previsto proponer en la próxima reunión del cabildo catedralicio una serie de medidas para intentar evitar la propagación de la gripe A, y defiende la retirada del agua bendita y sustituir el apretón de manos, el beso y el abrazo por otro gesto más distante. "La situación de pandemia en la que estamos requiere que propongamos una serie de medidas que no son nada agresivas, por lo que, sin exagerar, intentaremos colaborar dentro de lo posible. La situación lo requiere", enfatizó García Mota.

También la diócesis de Huelva tiene previsto tratar este asunto en su próximo consejo de gobierno, que podría celebrarse en el plazo de una semana. Con todo, está a la espera, al igual que otras diócesis, a que haya un pronunciamiento en bloque por parte de la Asamble de Obispos del Sur (Odisur).

No todas han sido tan receptivas a las recomendaciones gubernamentales. Córdoba, Sevilla, Jerez y Jaén, por citar cuatro, no están dispuestas a reducir, y mucho menos a suprimir, actos de devoción tan tradicionales como los besamanos y los besapiés de las imágenes.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, presentó ayer la nueva web de su departamento, que incluye "toda la información necesaria para afrontar la pandemia", desde la prevención hasta los protocolos actualizados por parte de los servicios sanitarios. Montero agregó, respecto a las opiniones de las diócesis de no tomar medidas, "por el momento", ante las recomendaciones de Sanidad, que "cada ciudadano debe ser consciente de los actos y conductas de riesgo que propaguen la gripe A y, en su caso, tomar una decisión autónoma".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios