Declarado culpable el acusado de matar a su ex mujer en Torredelcampo

  • El jurado popular dice que el acusado actuó con ensañamiento y "en plenas facultades". El fiscal solicita 25 años de prisión

El jurado popular encargado de enjuiciar al acusado de matar a su ex mujer en Torredelcampo (Jaén) en marzo de 2011, F. J. M., declaró ayer su culpabilidad por un delito de asesinato en un veredicto emitido por unanimidad. Los miembros del jurado, seis mujeres y tres hombres, han dilucidado ante la magistrada de la Sección Primera de la Audiencia provincial que el acusado provocó la muerte a Purificación "de forma sorpresiva, sin capacidad de defensa y aumentando el daño", recalcando que se encontraba "en plenas facultades", según declararon durante el juicio agentes de la Guardia Civil y distintos testigos.

Tras una deliberación de poco más de dos horas, el jurado concluyó que había "afectividad" entre la pareja, "a pesar de estar divorciados, como lo demuestra que el día de los hechos se fueran del bar en el que estuvieron cogidos de la mano". También estimó que mantuvieron relaciones sexuales a continuación, y que el procesado propinó a la víctima "golpes de manera violenta y causándole múltiples heridas". Para el jurado hubo "alevosía y ensañamiento" por parte del acusado, que actuó "de manera intencionada y violenta".

La Fiscalía solicita 25 años de prisión por el delito de asesinato, como había pedido en sus conclusiones provisionales, petición a la que se adhirieron el resto de acusaciones, la particular y las que representan al Estado y a la Junta. Además, solicitan que el procesado no pueda acercarse a la madre, hermana e hija de la fallecida a una distancia inferior a 300 metros por un período de diez años una vez finalizada la pena de prisión.

Por su parte, la defensa quiso poner de manifiesto que "no comparte" el veredicto de los miembros del jurado y apuntó que "se reserva acciones", en alusión a la presentación de un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Finalmente, pidió para su patrocinado la imposición de una pena "en su grado mínimo".

La hermana de la víctima, Encarnación, así como la madre, Juana Vacas, escucharon la lectura del veredicto del jurado llorando en la sala. Se ponía así fin a un proceso judicial iniciado en marzo de 2011 tras la muerte de Purificación. El acusado abandonó el Palacio de Justicia mientras Encarnación le gritaba "¡asesino!" en varias ocasiones.

A F. J. M., de 45 años de edad, se le acusa de matar a su ex mujer en el domicilio de ambos el 22 de marzo de 2011. Se había casado con la víctima justo ocho años antes. En concreto, ésta tenía una discapacidad psíquica valorada en un 46%, reconocida poco antes de contraer matrimonio, por inteligencia límite y alteración de la conducta, tal y como manifiesta el escrito de la Fiscalía.

Sin embargo, una sentencia de 2010 dictó el divorcio de ambos, aunque "siguieron viéndose, viviendo juntos a temporadas o días sueltos en el mismo domicilio, unas veces abiertamente y otras a escondidas, debido a que no cumplían distintas condenas de prohibición de acercarse y comunicarse impuestas en distintas causas a uno de los dos o a ambos". En el momento de los hechos constaba una condena de alejamiento. Pero el día de los hechos el acusado, estando en la cama con ella, sorpresivamente, "la golpeó repetidamente con la intención de causarle la muerte".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios