Caso mari luz

Desesperado llamamiento al Torrejón para que rompa el silencio por Mari Luz

  • Los investigadores mantienen abierta las hipótesis del secuestro y un posible caso de pederastia · El padre de la niña acota a sólo diez minutos el momento de la desaparición y pide más interrogatorios

Comentarios 15

Las respuestas a las circunstancias en las que desapareció la pequeña Mari Luz (se cumplen hoy 23 días de búsqueda) y a quienes pueden estar detrás se encuentran en el 'punto cero' del caso, la Avenida de las Flores y aledaños. Una semana después de que la Policía Nacional tuviera en sus manos el valioso testimonio de un testigo, localizado por este diario, la misma Delegación del Gobierno en Andalucía ha hecho un llamamiento desesperado a los vecinos del Torrejón para que rompan el silencio.

Ayer, el dispositivo de búsqueda que dirige la Policía Nacional volvió a reunirse bajo la presidencia del delegado del Gobierno en la comunidad, Juan José López Garzón, que pidió a los vecinos de la zona, a los que garantizó el más absoluto anonimato, que trasladen a la Policía cualquier detalle que pudieron ver (y pasaran por alto) el pasado 13 de enero, cuando la niña desapareció en un corto trayecto, el que separa su casa en la Plaza de la Rosa del quiosco al que fue a comprar golosinas. "Aunque piensen que es una cuestión secundaria o que no tiene ninguna importancia, que lo digan a la Policía".

Los investigadores, aún sin nuevas informaciones que puedan dar otro giro al caso, mantienen abiertos dos caminos: el secuestro (que tomó más fuerza a raíz de la declaración del testigo que mantiene que un individuo cogió a Mari Luz y la introdujo a la fuerza en un coche en el que esperaban otros dos hombres) y un posible caso de pederastia.

Respecto a esta segunda hipótesis, López Garzón introdujo una novedad respecto a las informaciones que se han conocido hasta ahora. Cuatro días después de la desaparición, un vecino de la familia Cortés, con antecedentes por delitos de naturaleza sexual, fue retenido e interrogado por la Policía en una ciudad andaluza (a la que se fue el 14 de enero) y quedó de inmediato en libertad sin cargo alguno. La hipótesis de la agresión sexual a la pequeña, aclaró ayer el delegado del Gobierno, "no tiene necesariamente" que estar vinculado con este hombre.

Sin embargo, para la familia "no es casualidad" que precisamente en el trayecto que recorrió la pequeña resida un pederasta, por lo que descartar esta posibilidad, afirmó el padre, Juan José Cortés, "sería inconsciente".

Cortés reconoce el trabajo que están realizando los efectivos de las Fuerzas de Seguridad del Estado pero, aún así, pide que se intensifiquen y amplíen los interrogatorios. "En esta plaza puede que haya 50 o 60 casas, todos somos sospechosos, y si pasaron a esas horas por la Avenida de las Flores 20 coches, todos son sospechosos... que se pregunte a todo el mundo qué hizo a esas horas".

El intervalo de tiempo concreto en el que se perdió la pista a Mari Luz es, según su padre, está muy cerrado a un pequeño hueco de sólo diez minutos, entre las 16,40 horas aproximadamente (cuando salió de la casa) hasta las 16'50-16'55 horas, momento en el que asegura que la vio la última persona. "Hay gente -remarca- que sabe cosas y no las cuenta por miedo o simplemente porque no se les ha preguntado".

Cortés, que se muestra convencido que de puede saltar algún testimonio pronto "que arroje luz", no ha recibido ninguna llamada que aporte datos concretos a pesar de que la semana pasada anunció la venta de su patrimonio para conseguir 150.000 euros que pone como rescate para la persona que apunte el camino que lleve directamente a Mari Luz, una decisión que López Garzón calificó como "desgarradora" para la familia.

Prácticamente cada día la Policía comprueba dos o tres llamadas, incluso fuera de la provincia, que sitúan a Mari Luz en algún punto. Hasta ahora, ninguna de estas alarmas han sido ciertas, mientras la niña sigue en paradero desconocido.

En cuanto a la posibilidad de que los padres de Mari Luz contraten detectives privados para llevar a cabo una investigación paralela a la que desarrolla la Policía Nacional, el delegado del Gobierno indicó manifestó que "el trabajo de las Fuerzas de Seguridad es tan intenso que no puede ser fácilmente alterado", al tiempo que dijo entender a la familia de la niña desaparecida "en una situación tan tremenda".

Los gestos de apoyo y solidaridad con el entorno familiar de la niña se siguen sucediendo tanto en la geografía onubense como fuera de los límites provinciales. De hecho, ayer, los vecinos del Calañas se echaban a la calle, como ha sucedido en otros tantos pueblos desde que se produjo la desaparición, para levantar la voz exigiendo a las personas que tienen en sus manos a Mari Luz Cortés que la dejen en libertad cuanto antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios