Trece días de angustia

  • Más de 4.000 personas han participado en las labores de búsqueda del pequeño durante las doce jornadas que ha estado activo el dispositivo.

  • La investigación aún no ha concluido.

Los efectivos de búsqueda desmantelan el puesto de mando avanzado que ha sido centro de las operaciones estos días de búsqueda tras conocer la noticia. Los efectivos de búsqueda desmantelan el puesto de mando avanzado que ha sido centro de las operaciones estos días de búsqueda tras conocer la noticia.

Los efectivos de búsqueda desmantelan el puesto de mando avanzado que ha sido centro de las operaciones estos días de búsqueda tras conocer la noticia. / javier alonso

Comentarios 1

Trece días de angustia, pero siempre manteniendo la esperanza de un final feliz. Finalmente, el peor de los presagios se ha cumplido, y toda la sociedad, ya no solo almeriense, sino un país entero, se ha quebrado por el dolor tras conocer a mediodía de ayer que las fuerzas de seguridad hallaban al pequeño Gabriel Cruz fallecido y detenían a la pareja del padre del menor, Ana Julia Quezada Cruz, según fuentes del Ministerio de Interior.

El pasado 27 de febrero, Las Hortichuelas Bajas, una tranquila pedanía del municipio de Níjar, cerca de Las Negras, comenzaba su particular calvario, cuando los familiares perdían la pista de este niño de 8 años en torno a las 15:30 horas, hora en la que salía de casa de su abuela paterna para encontrarse con sus primos en una vivienda cercana a la que nunca llegó. Esa misma tarde, y cuando no quedaban casas de amistades del pequeño a la que llamar para conocer su paradero, la familia alertaba al 112 y comenzaba su búsqueda.El 28 de febrero, Día de Andalucía, comienza un dispositivo que ayer finalizaba. Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil y el 112, además de dos centenares de vecinos voluntarios, peinaron la zona desde el primer momento en el que se produjo la desaparición. Horas después se unían medios aéreos y los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) para actuar en el entorno, además de unidades caninas de búsqueda de personas. La ayuda por parte de los vecinos en la búsqueda era constante, y de hecho, cada jornada se sumaban más, mostrando la solidaridad de una sociedad almeriense que se ha volcado desde el primer momento. También comenzaron las movilizaciones en las redes sociales, un espacio que ha servido tanto para difundir la alerta de su desaparición como, por desgracia, para dar cabida a multitud de bulos que han tenido que ser desmentidos por las autoridades.

"Un pantalón negro Adidas con rayas blancas y una chaqueta roja con capucha", esa era la vestimenta que llevaba Gabriel el día de su desaparición. Una información ofrecida por sus padres y las propias autoridades, que corría como la pólvora en Internet, plataforma que ha unido a miles de personas estos días para participar activamente en una búsqueda sin precedentes.

Dos días después de la desaparición, el 2 de marzo, la investigación daba un giro: un vecino de Antas era detenido por incumplir una orden de alejamiento respecto a la madre de Gabriel, Patricia Ramírez, quien era condenado en febrero a seis meses de prisión por quebrantar la orden de alejamiento respecto a ella.El 3 de marzo los trabajos de rastreo comienzan a realizarse de una manera más selectiva por parte de las autoridades. Ese día, la investigación daba un vuelco. Una camiseta de color blanco fue localizada por el padre, Ángel Cruz, y su actual pareja junto a una depuradora junto al Barranco de Las Águilas, en la barriada de Las Negras, supuestamente de Gabriel. En paralelo, el hombre detenido por incumplir la orden de alejamiento ingresa en la prisión de El Acebuche.

Dos días después del hallazgo de la prenda, el lunes 5, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, confirma que la prenda contiene el ADN del pequeño. A raíz de aquí, el radio de búsqueda se amplía de 6 a 12 kilómetros, con batidas "selectivas" en pozos, cuevas y cortijos abandonados. La investigación continúa sin datos esclarecedores del paradero de Gabriel desde comienzos de semana pasada.

El pasado jueves, 8 de marzo, agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) registran la finca de unos familiares del hombre que fue detenido por acosar a la madre del pequeño. En ese momento, ya eran más de 300 los pozos y minas inspeccionadas. Con independencia de las líneas de investigación paralelas existentes, la Guardia Civil siempre ha visto fundamental no cesar en la búsqueda en el terreno. El viernes, los padres convocaban una manifestación en la Puerta de Purchena en la capital para pedir un esfuerzo por encontrar a su hijo. Contó con la asistencia de más de 8.000 personas. La investigación continúo con el rastreo de la zona, sin resultado hasta ayer, cuando la Guardia Civil sigue la pista de Ana Julia, la pareja del padre de Gabriel, y la detiene en Vícar, dentro de un amplio despliegue policial cuando transportaba en el maletero de su coche el cadáver del niño, al parecer tras haberlo sacado de un pozo, y cuando se disponía a entrar al garaje que tienen en este municipio, a unos pocos metros de la vivienda en la que vive con el padre del pequeño Gabriel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios