Detenido un guardia civil en Málaga por un supuesto caso de violencia de género

  • Su pareja ha resultado herida al tirarse desde un primer piso para huir de los golpes de su presunto agresor.

Comentarios 2

Un guardia civil ha sido detenido en Málaga por un supuesto caso de violencia de género. Su pareja ha resultado herida al tirarse desde un primer piso para huir de los golpes de su presunto agresor. Según varios testigos, la víctima tenía una mejilla morada. Está ingresada en el Hospital Clínico y, a la espera de algunas pruebas, todo indica que sus lesiones son leves. Los hechos han ocurrido sobre las 13:15 en la calle San Andrés, junto a la salida del parking de Salitre. La mujer hizo dos intentos de arrojarse por la ventana. "La joven estaba medio desnuda, pedía a gritos que llamaran a la Policía porque le estaban pegando. Él se acercó por detrás, le puso la mano en la boca, la metió para adentro, bajó la persiana y se siguieron escuchando los golpes", ha relatado una trabajadora de la Clínica Sacher, ubicada enfrente de la vivienda en la que ocurrieron los hechos.

Según los testigos, la mujer –que tenía un ojo y una mejilla morados– enseñó los antebrazos para demostrar que la había agredido. El personal de la clínica llamó rápidamente a la Policía, que ya había recibido otras tres llamadas alertando de la agresión. La mujer volvió entonces a asomarse a la ventana. "Gritaba 'que me tiro, que me tiro'. Estaba muy nerviosa y con todo el cuerpo fuera", ha dicho una vecina. Los trabajadores de la clínica le pidieron que se calmara porque la Policía ya estaba de camino. "Cuando ella salió a la ventana por segunda vez, él dio la dirección completa de la vivienda para que la Policía viniera a buscarle. En plan chulo, vamos. Ella gritaba que él era guardia civil", ha relatado una trabajadora de la clínica. Finalmente, ella logró escapar de la vivienda descolgándose por la ventana. "El chico intentó evitarlo sujetándola del brazo, pero ella logró tirarse", ha comentado una vecina.

Como era un primer piso, una empleada de la clínica incluso intentó cogerla, pero al final cayó al suelo. "Sonó a golpe óseo, dio con el culo y la cadera", ha relatado la empleada de la clínica. En esos instantes llegaba la Policía y el 061. Allí mismo le han dado agua y de inmediato la han trasladado al Hospital Clínico. Cuatro patrullas de la Policía Nacional y otras dos de la Local se habían personado en el lugar, el 1º 4 del número 13 de Salitre, pero que da a la calle San Andrés.

Los policías intentaron que el hombre les abriera. "Les contestó que les echaba su documento por debajo de la puerta, pero que no podía abrir porque no encontraba las llaves", ha relatado un trabajador que estaba haciendo una obra en el piso contiguo. Así que los agentes tuvieron que emprenderla a patadas con la puerta. El marco ha quedado algo roto y unos pocos cascotes de pared desperdigados, pero los policías lograron acceder a la vivienda y detenerlo. "Había una jartá de policías y empezaron a gritar ‘ya lo tenemos", ha dicho la vecina. El agresor fue trasladado a Comisaría para tomarle declaración. El hombre es un guardia civil de Ávila, que tenía una baja de larga duración y estaba viviendo en Málaga.

Nadie ha sabido precisar de quién era la vivienda –que está en venta– ni qué tipo de relación unía a ambos. Pero los vecinos aseguraban que nunca los habían visto. La madrugada de este martes, sobre las 04:00, ella quería entrar a la casa y él la dejó pasar. La vecina ha comentado que "parecía enganchada", que era morena, de pelo rubio, muy delgada y de unos 40 kilos". "Estaba sucia y tenía aspecto marginal", ha añadido la trabajadora de la clínica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios