Detienen a tres recepcionistas por gastar 48.000 euros en porno a costa de sus clientes

  • Los acusados utilizaban los datos de las tarjetas de crédito para acceder a páginas de pago

La Guardia Civil ha concluido la primera fase de la operación Guadaña tras más de tres meses de investigación con la detención de tres jóvenes recepcionistas de un hotel de Guadix, que gastaron al menos 48.000 euros en páginas pornográficas de Internet utilizando de forma fraudulenta los datos de las tarjetas de crédito robados a los clientes del hotel.

Los agentes de la Guardia Civil descubrieron que desde el mes de noviembre del año pasado, al menos doce personas de toda España han sido víctimas de los jóvenes detenidos, aunque estiman que las víctimas pueden llegar a la treintena y que el dinero defraudado pueda superar los 100.000 euros.

La investigación comenzó cuando el pasado mes de abril una vecina de Guadix denunció que habían usado su tarjeta de crédito para acceder a una página de internet de contenido sexual, y que el banco le había pasado un recibo de 450 euros. El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Guadix se hizo cargo de la investigación y, tras seguir la pista del pago efectuado por la denunciante y comprobar los correos electrónicos desde los que se efectuaron los accesos a la página, los agentes averiguaron que al menos once personas más habían denunciado hechos similares en Santa Pola (Alicante), Barcelona, Girona, Manacor (Mallorca), Murcia y Castellón, y que curiosamente todos habían sido clientes del hotel donde trabajaban los detenidos.

Una vez que se consiguió averiguar que dos recepcionistas tuvieron acceso a las tarjetas de crédito de los clientes y tras relacionarlos con los correos electrónicos utilizados para acceder a las páginas pornográficas, la Guardia Civil detuvo a ambos, y posteriormente a un tercer joven, amigo de ellos, que también utilizó de forma fraudulenta los datos de las tarjetas de crédito que los dos primeros habían robado en el hotel.

Los detenidos, según la información facilitada por la Guardia Civil, se aprovechaban de la buena fe de los clientes cuando éstos les entregaban sus tarjetas de crédito para abonar la estancia y, aprovechando que no miraban, anotaban todos los datos y el número o código de seguridad que figura en el reverso, necesario para efectuar pagos a través de Internet.

Tras las detenciones, la Guardia Civil realizó tres registros en los domicilios de los detenidos, incautándose de tres ordenadores y de numerosos 'post-it' con los números de las tarjetas de crédito y sus códigos de seguridad.

Los registros permitieron averiguar a los agentes que los detenidos también intentaron usar de forma fraudulente atras 13 tarjetas, por lo que sospechan que pueden aparecer más víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios