Andalucía

Díaz trata de excluir del Pleno general el debate sobre el adelanto electoral

  • Los socialistas insisten en que la sesión del 9 de mayo es una garantía de estabilidad, mientras que el PP pide a la presidenta que se comprometa a convocar los comicios en marzo de 2019

Comentarios 2

Falta una semana para el debate en el Parlamento sobre el estado de la comunidad, pero el Gobierno andaluz y la oposición ya velan armas. Para el Ejecutivo socialista y el propio PSOE, la sesión plenaria del próximo miércoles es una garantía del compromiso de Susana Díaz de agotar la legislatura. "No perderé ni un minuto en hablar de aritmética electoral", aseguró ayer la presidenta de la Junta en la inauguración de la Feria de la Ciencia de Sevilla.

Si se atiende a las declaraciones que hizo la jefa del Ejecutivo, su discurso del próximo Pleno se centrará en "cuáles van a ser los pasos que va a dar el Gobierno en un año que va a ser importante para Andalucía". Por ese motivo, espera que los grupos de la oposición vean la "oportunidad" que este debate supone para hablar de los retos y las soluciones a los problemas de la región. "Cada uno tiene sus prioridades; la mía es Andalucía y espero que hablen de Andalucía", insistió Díaz, quien tendió la mano para llegar a acuerdos "que mejoren la vida de los andaluces"

Díaz tiende la mano a la oposición en busca de acuerdos para el último año de legislatura

La presidenta de la Junta confía en que los partidos "vayan con ese ánimo y esa voluntad de diálogo y acuerdo". En su opinión, el entendimiento favorece la mejora económica de la comunidad "y lo importante es que Andalucía crezca, que a los andaluces les vaya bien y que seamos capaces de utilizar la recuperación económica para que se recupere la gente". Además, Díaz es optimista, pues considera que "va a ser un buen año y las grandes cifras se tienen que traducir en bienestar de los andaluces".

Díaz hablará de los "retos, los problemas y las soluciones", pero reiteró su voluntad de colaborar con la oposición. "Aquello que aporten las fuerzas políticas que vaya en beneficio de los andaluces, lo recogeré y lo haré mío", aseguró la jefa del Ejecutivo regional. "Ahí, yo creo que Andalucía puede ser un ejemplo y si las distintas fuerzas políticas quieren, yo estaré dispuesta a llegar a un entendimiento", apostilló Díaz.

Desde san Vicente, sede regional de los socialistas, el debate del próximo 9 de mayo es una señal inequívoca de que Susana Díaz no tienen intención alguna de adelantar las elecciones, previstas para mayo, pese a que la oposición -sobre todo el PP- lo ha sugerido en múltiples ocasiones en los últimos meses. El secretario de Relaciones Institucionales del PSOE-A, Francisco Conejo, dijo ayer, durante un acto en Granada, que el Pleno de la semana próxima evidencia que "lo prioritario" es seguir gobernando y cumplir los compromisos de esta legislatura.

"Son otros los que están preocupados por las elecciones", manifestó el dirigente socialista, quien aludió a las declaraciones de la propia Díaz, quien ha defendido "por activa y por pasiva" que "su compromiso es agotar la legislatura". Y el debate sobre la situación de Andalucía en el Parlamento "va en esa línea de normalidad" porque hay, aseguró, un Gobierno estable. Al PSOE, insistió Conejo, lo que le preocupa es "solucionar los problemas de los ciudadanos". "Que no se preocupen, que las elecciones ya llegarán", reiteró el político malagueño.

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, se mostró confiado en que Susana Díaz, transmita un "mensaje de estabilidad institucional, política y, por tanto, económica". "Ella genera inestabilidad", lamentó Moreno antes de añadir que debe aprovechar "la gran oportunidad" para declarar que las elecciones van a ser en marzo del 2019, que "es cuando corresponden", y así Díaz "despeje todas las incógnitas que hay sobre esa incertidumbre electoral".

En la bancada de IU también se acordaron ayer del Pleno previsto para la semana que viene, pero miraron al pasado más que al futuro. El coordinador andaluz de IU, Antonio Maíllo, pidió directamente a Susana Díaz que durante el debate general no oculte que "quiso irse" de Andalucía al optar a las primarias del PSOE y que gobierna con el apoyo de Ciudadanos, un partido de "derechas".

El también portavoz parlamentario de la federación de izquierdas recordó a la jefa del Ejecutivo que "ya no valen los anuncios de lo que dice que va a hacer" porque la legislatura se acaba -le queda menos de un año- e instó a la presidenta de la Junta a que evalúe lo que ha hecho su Gobierno "en alianza" con Ciudadanos. "Intenta hacer un relato para ocultar que llamó a las puertas de Madrid para irse de Andalucía, aunque no la han dejado los suyos, y que ha gobernado con C's pese al teatro que hace ahora", esgrimió.

Maíllo cree que en el debate hay que abordar la situación de Andalucía después de tres años mandato de Díaz, por lo que apuesta por centrarlo en asuntos como el paro, la precariedad, la ausencia de un nuevo modelo productivo o la asunción de una economía extractiva y subsidiaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios