Tribunales

Ediles de Cortegana dicen que una mayor presencia policial habría evitado los altercados

  • En la sesión de hoy van a prestar declaración 25 personas, entre ellas gitanos afectados por desperfectos en viviendas y vehículos, y guardia civiles que participaron en los altercados.

Comentarios 3

Varios ediles del Ayuntamiento de Cortegana que han declarado hoy ante el Juzgado de lo Penal número 2 han asegurado que una mayor presencia policial hubiera evitado los altercados ocurridos en el barrio de Las Eritas, donde reside la comunidad gitana, en enero de 2005.

Hoy se está desarrollando la segunda sesión por los hechos sucedidos el 16 de enero de 2005, cuando una manifestación en protesta por la muerte de un vecino, Mateo Vázquez, acabó con unos incidentes en los que un grupo de alborotadores atacaron varias viviendas habitadas por vecinos de etnia gitana.

En el juicio están acusadas 13 personas, entre ellos el alcalde de la localidad, Antonio Marín (IU), imputadas de delitos de desórdenes públicos y otro continuado de daños.

A.N.R., concejal de Seguridad Ciudadana cuando sucedieron los hechos, del PSOE -pues IU y los socialistas gobiernan en coalición-, ha explicado ante el juez que tuvo conocimiento de la convocatoria de la manifestación por el alcalde y que el itinerario marcado, hasta la Plaza de la Esperanza, "podría haber sido el correcto, pero se desmadró por la elevada afluencia de gente".

Además, ha relatado que la manifestación se desarrolló a un ritmo "trepidante" y que no vio en ningún momento "que nadie tratara de evitar que los manifestantes prosiguieran hasta Las Eritas".

A.N.R. ha señalado también que se percató de la presencia de Guardia Civil y antidisturbios y que éstos llegaron después de que sucedieran los altercados: "si hubieran estado en el cuartel de la Guardia Civil o en la calle que sube a las Eritas los altercados podrían haberse evitado", ha dicho.

Esta versión es similar a la aportada por otros dos ediles socialistas, quienes también se refirieron a la crispación e indignación que existía entre los manifestantes y reconocieron que algunos de ellos gritaban "gitanos asesinos", aunque reiteraron que con más medidas de seguridad y previsión se podrían haber evitado los hechos.

En la sesión de hoy, en la que se prevé quede listo para sentencia el juicio, van a prestar declaración 25 personas, entre ellas gitanos afectados por desperfectos en viviendas y vehículos, y guardia civiles que participaron en los altercados.

En la manifestación del 16 de enero de 2005 en Cortegana participaron unos dos mil vecinos, de los cinco mil que tiene el municipio, algunos de los cuales se dirigieron a la urbanización en donde viven unas 250 personas de etnia gitana.

Los manifestantes apedrearon puertas y ventanas de las casas y quemaron balas de paja y otros objetos, además de proferir gritos como "asesinos", "cobardes" y "no queremos asesinos en este pueblo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios