Escapada relax a un monasterio cartujo y serrano

  • La hospedería de Cazalla de la Sierra es uno de los lugares más peculiares de la Andalucía del interior

El término Cartujo hace referencia a una Orden milenaria fundada por San Bruno en el siglo XI que se caracterizó desde el principio por encomendar todos sus esfuerzos a la vida contemplativa (al continuo diálogo con Dios en soledad) bajo una estricta clausura y pobreza. Este modo de vida determinó la singular arquitectura de sus hogares, las llamadas cartujas, grandes monasterios ubicados en lugares inhóspitos y solitarios, con presencia de agua, y rodeados por una cerca o muralla que marca y delimita el recinto sagrado. Hoy en día, apenas unos centenares de monjes en todo el mundo siguen las directrices de la Orden. Sin embargo, Andalucía aún conserva los restos inertes de cuatro legendarias cartujas. Una de ellas, situada en plena Sierra Norte de Sevilla, ha protagonizado en los últimos años un particular proceso de restauración.

Desde que fuera adquirida hace 30 años por Carmen Ladrón de Guevara y Bracho, tras años de duro trabajo, el Monasterio Cartujo de Cazalla de la Sierra ha sido rescatado de sus ruinas para transformarse en un centro turístico y cultural de relieve internacional: una sencilla pero delicada hospedería junto con un centro de arte contemporáneo. Su propietaria ha logrado así que este recinto se convierta de nuevo en un inestimable lugar para la meditación, el sosiego y la calma, valores que lo caracterizaron cuando su fundación como Monasterio en el siglo XV. Un enclave milenario, rodeado de naturaleza y vida, donde pervive el espíritu cartujo de conocimiento y amor al arte, y donde, sin duda, merece la pena hacer una parada para desconectar de nuestra ajetreada y ruidosa agenda posmoderna.

El inicio de nuestro viaje interior puede comenzar sin embargo en el pintoresco pueblo de Cazalla de la Sierra (Sevilla), para desintoxicarnos poco a poco de la vida urbana, disfrutando de una localidad con un importante legado patrimonial y mucha historia. Empieza nuestra ruta cultural al pasado por el monumento más llamativo de Cazalla, la parroquia de Santa María de Consolación (siglo XIV), adosada a una puerta de las antiguas murallas almohades, combina diferentes estilos arquitectónicos y está catalogado como monumento histórico-artístico. Esparcidas por las empinadas calles de casas encaladas se suceden a continuación un gran número de edificios religiosos: la antigua iglesia de San Benito, de estilo gótico mudéjar; el convento barroco de San Francisco; el convento de la Madre deDios, del siglo XVI; la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y el Santuario de Nuestra Señora del Monte, en uno de los bellos parajes del parque natural.

Terminada nuestra peregrinación por los edificios religiosos es hora de respirar aire fresco en las inmensurables dehesas de alcornoques y encinas del Parquev Nacional Sierra Norte. Partiendo del antiguo Convento de San Francisco (siglo XVI), en cuyo claustro se ubica actualmente el Mercado de Abastos, empieza un sendero de 4 kilómetros (1 hora y 45 minutos paseando) que nos llevarán a nuestro destino de descanso. El verde intenso del castañar nos espera en cuanto salgamos del casco urbano. El bosque nos recibe con un cambio de temperatura, de luz, de olor, de sonidos… Por el camino podrán avistarse, entre otras, las siguientes especies: erizo, tejón, zorro, conejo, urraca, pico picapino, rabilargo, paloma torcaz y águila calzada.

Y llegamos por fin al Monasterio de la Cartuja de la Inmaculada Concepción. Construido sobre los restos de un pabellón de caza del rey Pedro I el Cruel, se levanta este conjunto, hoy en su mayor parte en ruinas. Aún así pueden apreciarse con claridad las distintas estancias del Monasterio, cocinas, refectorios, celdas, claustro menor, cementerio, sala de Profundis, etc..., en algunas de las cuales la disposición y fábrica de los nervios, de sillerías en sus arranques y de ladrillo del resto, así como las ménsulas y rosetas, nos indican la presencia del Renacimiento. La hospedería ha sido instalada en la antigua Capilla de los Peregrinos, completamente restaurada, conservando su bóveda de cañón, espadaña y portada. Sus 14 espaciosas habitaciones, a las que se une la antigua casita del Hortelano, han conseguido formar parte del cuadro de honor de las guías de hotel es con encanto.

Junto a la hospedería, su propietaria, Carmen Ladrón, ha creado el Centro de Cultura Contemporánea, con estudios y talleres para artistas que pasan largas temporadas en el centro y una galería de arte compuesta por una obra museística que se exhibe permanentemente junto a las exposiciones temporales. Pero en la Cartuja, el arte no sólo se contempla en las salas destinadas para ello sino que forma parte de la esencia misma del lugar, y de todos sus rincones. Así, las obras realizadas por los artistas residentes son expuestas en todas las estancias que conforman el hospedaje, desde las comunes, hasta los cuartos de baños de las habitaciones. Además, los huéspedes pueden disfrutar de una auténtica convivencia con estos monjes del siglo XXI, participando en las animadas tertulias de los artistas, comiendo en su mesa, viéndolos pintar o actuar, escuchando conciertos de viola y violín junto a la chimenea, aprendiendo alfarería en el taller de artesanía o degustando los manjares confeccionados con productos cultivados en la propia huerta.

Es hora de hablar de gastronomía, otro de los placeres a los que se presta la Sierra Norte de Sevilla, con sus exquisitos productos del cerdo ibérico, y

señalar que Cazalla de la Sierra tiene una larga tradición vinícola y enológica, cuya degustación, con moderación, no está reñida con la vida monacal a la que invita este reportaje. Son famosas en toda España sus destilerías de aguardientes y anisados que desde entonces toma el topónimo de su población, el Cazalla.

Cuando la reconstrucción del Monasterio esté casi completa, Carmen tiene la intención de organizar un tipo de visita muy peculiar en la que los visitantes (no más de cincuenta) puedan observar y participar durante seis u ocho horas lo que era un día en la vida cotidiana de los monjes cartujos a partir de la interpretación de actores. De momento, ya tiene organizado para los próximos días 23 y 30 de marzo un seminario de participación y aproximación al arte y la cultura del flamenco: El Espíritu del Flamenco. De la mano de tres artistas flamencos, Karmenza, sanadora, cantaora y profesora; Pedro de Morales, filólogo, guitarrista, profesor y poeta, y Linda Hajema, empresaria, profesora de baile y traductora-intérprete, el curso pretende mostrar el valor terapéutico de la música y la danza flamencas, invitando a los presentes a desarrollar sus instintos creativos y mejorar su salud física y espiritual a través del arte. Desde 700 euros por persona el programa incluye las clases, el alojamiento y diversas excursiones por la zona. Una zona que se presta a realizar multitud de actividades en la naturaleza, muy especialmente la equitación, una tradición que se remonta al siglo XV, tiempo en el que los caballos cartujanos se criaban en las llamadas comarcas envidiadas, el triángulo imaginario formado por la SierraMorena, la Vega del Guadalquivir y la Campiña Jerezana.

En nuestros días el caballo cartujano esta considerado como una verdadera estirpe de la gran familia de los caballos de pura raza española y su sangre está presente en todos ellos, ya que es aspiración constante de los ganaderos cruzar sus caballos con ejemplares descendientes de los legendarios caballos Cartujas, distinguidos por su bellísima morfología.

Finalmente nuestra estancia en el paraíso de la paz, la reflexión y la naturaleza, puede completarse con un poco de agua para terminar de purificar nuestra alma. Una visita (con baño incluido si acompaña el buen tiempo) al Monumento Natural Cascadas del Huéznar, unas bellas cascadas que llegan a alcanzar los 10 metros de altura, muy cerca del nacimiento del Río Huéznar en San Nicolás del Puerto y que nos brindan inusuales imágenes del agua saltando entre las rocas. La fuerza y el ruido del agua nos dejarán con las pilas bien cargadas de buenas vibraciones para regresar a nuestro día a día.

MÁS INFORMACIÓN:

Oficina de turismo de Cazalla de la Sierra.

Paseo del Moro, 2-41370 Cazalla de la Sierra (Sevilla)

Tfno. 95 4883562.

Hospedería La Cartuja: Carretera Cazalla / Constantina (A-455), kilómetro 2,5.

Tfno.:954884516. Fax:954884707.

http://www.cartujadecazalla.com

http://www.cazalladelasierra.es/turismo.html

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios