L Causa judicial abierta en San Roque

La Fiscalía Anticorrupción denuncia a Vázquez, Ledesma y Gavino

  • También son señalados como supuestos autores de malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y prevaricación el gerente de Emroque, Luis Crespo, y la empresa constructora Bahía Luz

Comentarios 34

271.600

La fiscal Anticorrupción de la provincia de Cádiz, Virginia Alonso, ha formulado una denuncia criminal por delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias supuestamente cometidos por varios miembros del gobierno municipal de San Roque y de la empresa municipal Emroque, así como de la promotora Bahía Luz. Los hechos se refieren a la construcción del parque del arroyo de la Madre Vieja, cercano al casco urbano sanroqueño, y las contraprestaciones por dichos trabajos.

El decreto emitido el pasado mes de diciembre por la fiscal, al que ha tenido acceso este diario, es consecuencia de un proceso judicial iniciado por el PP. Alonso determina formular las correspondientes denuncias contra los consejeros delegados de Emroque Ángel Gavino y José Antonio Ledesma; el gerente de Emroque, Luis Crespo; el alcalde de San Roque, José Vázquez y el representante de la promotora Bahía Luz Juan Muñoz Támara.

La fiscalía considera que existió trato de favor hacia Bahía Luz, que recibió de manera directa -sin concurso- una parcela que era propiedad de Emroque como contraprestación por construir el parque de la Madre Vieja, también en suelo público. El suelo recibido tenía un valor inicial que superaba en algo más de 130.000 euros el precio que finalmente tuvo la construcción del parque.

Según el documento, la parcela que recibió Bahía Luz por el convenio, destinada originariamente a la construcción de viviendas protegidas, estaba valorada en 271.600 euros según la escritura fechada en marzo de 2005.

Un mes después de escriturarse la parcela a nombre de Emroque, el gerente de la empresa municipal, Luis Crespo, cambió la valoración del suelo basándose en un nuevo uso previsto hasta los 120.547,73 euros contando para ello con el beneplácito del alcalde sanroqueño.

La fiscal entiende que la parcela -que fue entregada a Bahía Luz como parte del pago por hacer el parque de la Madre Vieja- se hizo de manera arbitraria, así como la construcción del espacio público ya que ambos suelos eran de titularidad municipal y debía mediar concurso. Además, no consta que la diferencia entre los valores inicial y el modificado haya revertido en las arcas municipales.

Los hechos relatados en el decreto de la fiscal se remontan al año 2004, cuando la empresa municipal Emroque recibió a coste cero una parcela municipal denominada C del área 021-SR (El Calvario) del Plan General de Ordenación Urbanística de San Roque (PGOU), con una superficie de 656,25 metros y una edificabilidad máxima de 1.132,01 metros cuadrados.

La cesión fue acordada por la Corporación en pleno en noviembre de ese mismo año. El cambio de titularidad a favor de Emroque tenía como objetivo que la empresa pública construyese en ella viviendas de protección oficial en un plazo de cinco años. El acuerdo debía ser revertido -esto es, que volviese a manos del Ayuntamiento- en el caso de no cumplirse con este plazo. La parcela, según consta en el escrito de la fiscal, era producto de una segregación cuyas escrituras están registradas en marzo del año 2005.

La fiscal dice en su escrito que dicha cesión fue legal, pero la supuesta ilegalidad se produce cuando, con posterioridad, se adjudica de manera directa a favor de Bahía Luz.

En las escrituras se recoge que el suelo estaba valorado, a efectos fiscales, en 271.600 euros. Además, el alcalde sanroqueño, José Vázquez, hacía constar en el documento que la empresa Emroque tenía previsto aceptar la cesión próximamente.

Ya en abril de 2005 Emroque recibió la parcela de El Calvario desde el Ayuntamiento -momento en el que se hace efectivo el acuerdo plenario antes citado-. Es entonces cuando Luis Crespo, desde Emroque, realiza un cambio en el valor de la parcela de El Calvario, que queda rebajado a 120.547,73 euros, según el escrito de la fiscalía. En este cambio intervienen José Vázquez y el propio Crespo. Este último fue quien hizo la nueva estimación del valor del suelo basándose en el uso al que iba a destinarse.

Paralelamente, ese mismo día Gavino y Ledesma acuerdan con la empresa Bahía Luz la construcción de un jardín público en las inmediaciones del arroyo de la Madre Vieja -un suelo también propiedad de Emroque- con un coste estimado de 142.457 euros. El convenio incluía como compensación la entrega de la finca de El Calvario y facultaba a Crespo para la firma del acuerdo. Un día después, el gerente de Emroque y Juan Muñoz Támara, como representante de Bahía Luz, firman el contrato de permuta de las parcelas.

Ante estos hechos, la fiscalía ve necesario investigar la procedencia de las distintas valoraciones del suelo efectuadas; el acuerdo a favor de la permuta y la adquisición por parte de Bahía Luz de la finca.

La autoridad judicial solicitó estos datos al Ayuntamiento, a Emroque y a la Dirección General de la Inspección de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Vivienda. Nadie contestó, salvo el Ayuntamiento, a través de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

De los documentos entregados por el Consistorio, la fiscal entiende que sin entrar a discutir si el valor del suelo es el adecuado, ya que faltan las diligencias para determinarlo, los trámites se convierten en ilegales cuando Emroque cede la parcela de El Calvario a Bahía Luz de manera directa y como compensación por hacer el jardín público de la Madre Vieja, también sin concurso. La fiscal entiende que hubo trato de favor hacia Bahía Luz en dos ocasiones ya ambos suelos eran públicos.

Por tanto, la fiscal Alonso ve indicios de delito de prevaricación por la decisión arbitraria; malversación de caudales públicos cometidos por la sustracción de los fondos que las entidades públicas tienen a su cargo y tráfico de influencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios