La Fiscalía pide el archivo de la causa por investigación de células madre

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se pronunció ayer a favor del "inmediato archivo" de las diligencias previas que el Juzgado de Instrucción número 8 de Granada abrió contra cuatro investigadores del Banco Nacional de Células Madre a raíz de la denuncia presentada por una mujer de Santiago de Compostela, Carmen Areoso Villaverde, que les acusó de los delitos de manipulación genética, aborto, lesiones al feto y contra la integridad moral.

El fiscal jefe del TSJA, Jesús García Calderón, argumenta en un escrito que esa denuncia carece de sentido -y especifica, además, que no comparte "en modo alguno" las pretensiones de quien la presentó- porque los hechos no tienen "relevancia penal". Los investigadores para quienes se propone "persecución penal" cumplen escrupulosamente con las leyes.

De hecho, menciona hasta 17 órdenes, reales decretos, leyes y directivas, de ámbito autonómico, nacional o europeo, que amparan su actividad investigadora con embriones. Éstas no suponen de ninguna manera un atentado contra la vida, como pretende la denunciante.

Una de las cuestiones en las que más hace hincapié el fiscal jefe es la reciente Ley de Investigación Biomédica, aprobada el 3 de julio de 2007 y que autoriza "la utilización de cualquier técnica de obtención de células troncales humanas con fines terapéuticos o de investigación". La norma, agrega, es "respetuosa con los avances científicos y debe completar las previsiones que se encuentran establecidas en nuestro Cógido Penal para la protección de la inalterabilidad del patrimonio genético humano, que sería, conforme al mayoritario criterio doctrinal, el bien jurídico titulado en los delitos de manipulación genética".

El fiscal detalla en su escrito que la denuncia "se limita a manifestar su enérgica contrariedad" con las leyes, especifica que coincide parcialmente "con la pretensión de quienes se declaran contrarios al uso de embriones sobrantes de los programas de fertilización in vitro con fines de investigación médica" y le reprocha que utilice "como único elemento probatorio el contenido de un artículo científico publicado hace casi tres años" y se limite "a señalar una serie de actividades en las que intervienen los denunciados, sin que se aporte dato alguno que permita inferir su relación o el desarrollo de una actividad que sea jurídicamente reprobable".

En cuanto a los otros delitos -aborto, lesiones al feto y contra la integridad moral-, el fiscal dice que ni siquiera cabe valorar su posible existencia.

El citado juzgado, que ya suspendió la declaración como imputados de los investigadores, deberá ahora decidir si archiva definitivamente las actuaciones.

El Banco de Células Madre granadino, ayer se hizo público un acuerdo con el Instituto de Reproducción Asistida de Galicia (Iraga), que se firma hoy, que posibilitará que parejas gallegas, que así lo deseen, puedan donar los embriones que no utilicen para la investigación con células madre. Se da la circunstancia de que la denunciante de los cuatro investigadores del Banco de Granada emprendió su acción desde la capital gallega, Santiago de Compostela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios