memoria histórica

Fusilado, desenterrado y trasladado

  • Los investigadores de la fosa presentan en Madrid su tesis sobre lo ocurrido con los restos de Lorca

Miguel Caballero y Javier Navarro, ayeren Madrid durante la presentación del informe. Miguel Caballero y Javier Navarro, ayeren Madrid durante la presentación del informe.

Miguel Caballero y Javier Navarro, ayeren Madrid durante la presentación del informe. / víctor lerena / efe

Comentarios 0

"Lorca estuvo enterrado allí". Es la convicción de Miguel Caballero y Javier Navarro, responsables de las excavaciones en el Peñón del Colorado entre septiembre y octubre de 2016 y cuyo informe presentaron ayer en Madrid. Y aunque recalcan que no hay pruebas concluyentes, avanzan que el poeta fue fusilado en ese emplazamiento, enterrado allí mismo, desenterrado no mucho después y trasladado a otra ubicación desconocida.

Así que la búsqueda del poeta vuelve al terreno de las hipótesis y a otra fosa, en este caso la de Víznar, que se abrió semanas después de su asesinato y de sus compañeros de infortunio, Dióscoro Galindo, Francisco Galadí y Joaquín Arcoyas. Los investigadores han vuelto a las fuentes documentales para recuperar a Marta Osorio, que publicó que Antonio Gallego Burín, alcalde de Granada entre 1938 y 1940, desveló al investigador Agustín Penón que el cadáver de Lorca fue trasladado desde su enterramiento primero hasta una de las fosas grandes para evitar que nadie pudiera encontrarlo, dado el impacto que había ocasionado su muerte.

El cuerpo fue llevado a una ubicación desconocida por motivos políticos

"Esta exhumación tendría que haberse realizado en un período de tiempo anterior a que los cuerpos llegaran a un estado de esqueletización, ya que en ese caso contrario se hubieran encontrado elementos fácilmente detectables en situaciones similares: botones, hebillas...", dijo ayer Navarro. Caballero señaló que la posibilidad de que fuera trasladado a la fosa de Víznar es la que mejor encaja en este nuevo escenario. Sin embargo, no fue hasta finales de los cincuenta cuando el franquismo comenzó a trasladar al Valle de los Caídos los restos humanos que se encontraban en distintas fosas comunes. Así que esta hipótesis sólo se sostendría ahora si los restos de Lorca hubiesen sido desenterrados por segunda vez para ser trasladados de Víznar a San Lorenzo del Escorial.

Los investigadores dan por localizado el escenario de la ejecución de Lorca por el hallazgo y el profundo análisis balístico de un casquillo y una punta de proyectil, sin relación entre sí, pero que "probablemente" se usaron en el fusilamiento. Navarro va más allá y subraya que el proyectil Máuser presenta una deformación propia de una bala que ha perdido su fuerza al atravesar un cuerpo humano y que ha impactado posteriormente en un suelo arcilloso. "Si se tiene en cuenta el espacio entre el punto donde se localizó la vaina y donde se recogió el fragmento del proyectil, nos estaría delimitando el escenario de la ejecución". Los restos de la bala pueden ser debidos a un " tiro de gracia", explica Navarro.

Caballero ordenará y analizará toda la información obtenida hasta ahora, pero señala que el Ministerio del Interior debe tener informes "certeros y detallados" sobre el asesinato y el posterior traslado de los cuerpos que nunca han salido a la luz. Y resalta que sería vital conseguir el informe sobre la muerte de Lorca que elaboró el policía José Mingorance por encargo de Franco. "En el traslado del cuerpo habrían pesado más los motivos políticos ante la previsible llegada de investigadores internacionales, como ocurrió después".

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios