Gibraltar celebra unas elecciones que arrojan una alta participación

  • Caruana, por quinta vez, y Picardo, en su estreno, pugnan por ser el ministro principal del Peñón · Azopardi, del PDP, no cierra puertas a posibles pactos

Gibraltar votó ayer para elegir a los 17 miembros de su Parlamento en unas elecciones generales cuyos resultados apenas habían empezado a ser escrutados al cierre de esta edición. La jornada electoral fue intensa a las puertas de los doce colegios dispuestos para que los gibraltareños llamados a las urnas, un total de 22.157 -1.800 más que hace cuatro años-, ejercieran su derecho. A lo largo del día, las colas se repitieron en todos los colegios, lo que apunta a una participación muy elevada que en 2007 fue del 81,35%, superando así el índice registrado en 2003, cuando el 79,18% del censo acudió a votar.

El candidato más madrugador fue el líder del Partido Democrático Progresista (PDP), Keith Azopardi, que llegó al Central Hall sobre las 9:30 junto a su familia. Azopardi, cuya formación vive sus segundos comicios, expresó su confianza en una masiva participación y recordó que, aunque aparece en los sondeos muy distanciado de los otros partidos, el PDP es ahora más fuerte que hace cuatro años. "Tenemos un buen proyecto y una candidatura completa. Además, hemos hecho un gran esfuerzo en campaña", dijo. El líder del PDP, que aspira a conseguir representación parlamentaria, se volvió a mostrar partidario del Foro de Diálogo junto a España y el Reino Unido.

El socialista Fabian Picardo, que encabeza por primera vez la candidatura que su partido, el GSLP, mantiene en coalición con los liberales (GLP), también votó en el Central Hall junto a su esposa. Picardo subrayó que los gibraltareños "son veteranos de la democracia" y aseveró que espera "un resultado favorable" para los socialistas. Su líder calificó de "positivo" el Foro de Diálogo y de "obligatoria" la cooperación. "Queremos la mayor colaboración posible con España".

El todavía ministro principal, el socialdemócrata Peter Caruana, votó junto a su esposa en el Youth Center. Lo hizo sobre las 11:00 y sonriente, a pesar de que los sondeos le sitúan por detrás de Picardo. Caruana reconoció que el GSD, tras 15 años en el Gobierno, sufre "un desgaste que cada vez es más difícil superar", pero se mostró confiado en que los gibraltareños sabrán valorar su gestión. Respecto a las relaciones con España, afirmó estar dispuesto a seguir trabajando con independencia del color político del Gobierno español, aunque no ahondó demasiado en esta cuestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios