El Gobierno y la Junta perfilan un acuerdo para mejorar el techo de deuda

  • Díaz anuncia una respuesta "favorable" a los intereses de la comunidad en los próximos días · Si Montoro accede a dar un 15,2%, Hacienda tendrá casi 3.000 millones más para el presupuesto andaluz

La Junta está a un paso de conseguir del Gobierno central una de sus más importantes reivindicaciones desde que la crisis situara a la comunidad al borde del rescate: un aumento de su capacidad de endeudamiento. A Andalucía le ha perjudicado mucho haber hecho los deberes y estar a la cola del país en deuda por habitante -1.833 euros por andaluz, frente a los 4.174 por valenciano y 5.829 por catalán-: lo que debería ser una ventaja se ha convertido en inconveniente, porque el techo que se ha fijado es menor que el aplicado a quienes están a la cabeza. El Ministerio de Hacienda está siendo ahora sensible con la petición andaluza, y parece que los avances en las intensas negociaciones que mantiene con la consejera del ramo, Carmen Martínez Aguayo, van por buen camino -se está negociando a la vez el montante final y en qué condiciones se pedirá el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA)-. La respuesta se dará en "días" y será "favorable", según adelantó ayer la consejera de Presidencia, Susana Díaz.

Si como cabe esperar, el Gobierno accede a esta petición, Martínez Aguayo recibirá un importante balón de oxígeno para diseñar los presupuestos andaluces para 2013. De atenderse a lo que pidió en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrada el pasado 31 de julio, en el que la Junta demandó elevar su endeudamiento para 2013 del 13,2% hasta el 15,1% -cifra que aún queda lejos del techo del 23,6% para Cataluña y del 23% que se marcó para Valencia-, contaría con un colchón extra de unos 3.000 millones para las cuentas del próximo ejercicio.

Eso parece que va cambiar gracias al trabajo de ministro y consejera los últimos meses. En aquella reunión del CPFF, Cristóbal Montoro, y Martínez Aguayo escenificaron sus tensiones, el primero acusando a Andalucía de "falta de lealtad" con España y Europa, y la consejera abandonando la reunión.

Superado aquel encontronazo, "será cuestión de días que se pueda disponer de un resultado favorable que nos permita iniciar el trabajo lógico de elaboración de los presupuestos de la comunidad", aseguró Díaz. El titular de Economía, Antonio Ávila, ahondó en la idea de que la petición de Andalucía es "razonable" e insistió en que "no es confrontar por confrontar", sólo plantear que, si hay un objetivo de déficit que la comunidad ya cumple, "no se plantee ahora un objetivo de déficit aún más fuerte, pues estaríamos teniendo que soportar la carga de otras administraciones".

Lo que también se espera que se resuelva pronto con el Gobierno, y que probablemente estará listo para su aprobación por el Consejo de Gobierno del próximo martes, es el rescate para Andalucía, estimado en un montante de 4.906 millones. Díaz indicó que una vez que la Junta ha recibido el anticipo de 1.000 millones de euros esta misma semana en dos tandas: una primera partida el lunes de 400 para pago a proveedores, y una segunda el jueves de 600 millones para vencimiento de deuda, queda la solicitud del FLA, que se hará efectiva en cuestión de días.

Para Díaz, es importante la "senda de entendimiento" en ese terreno con el Gobierno de España y que éste haya entendido que Andalucía es necesaria para la solución y que no puede haber "agravios ni un trato discriminatorio" hacia esta tierra. Insistió en que es una "buena noticia" que, en el contexto difícil que estamos, las instituciones entendamos que las comunidades autónomas formamos parte de la solución y que, por lo tanto, tenemos que recibir un trato equitativo.

Manifestó que en este momento se está buscando la mejor solución para Andalucía, apuntando que si al final, las condiciones que se negocian con el Gobierno hacen que la cuantía de 600 millones que se recibió ayer se sume al FLA, "no pasa nada". No obstante, matizó que el anticipo y el este fondo son dos instrumentos distintos y que la Junta quiere garantizar a través de éste último no sólo el pago de la deuda financiera, sino también el pago a proveedores.

"Si al final hay que sumar la cifra de los 600 millones de parte del anticipo y la cuantía del FLA y es en buenas condiciones y favorables para Andalucía, no tendremos ningún problema", sentenció Susana Díaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios